Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes pacta con Ciudadanos 76 puntos para ser presidenta

Ambos partidos acuerdan 100.000 becas de comedor, 500 profesores más en Secundaria, guarderías un 20% más baratas, eliminar el Consejo Consultivo, no privatizar el Canal y despolitizar Telemadrid

Cristina Cifuentes durante el pacto con Ignacio Aguado.

Cristina Cifuentes se ha comprometido por escrito con Ciudadanos a realizar una auditoría económica externa de los últimos ocho años de Gobierno regional, que Esperanza Aguirre presidió entre 2003 y 2012. Ignacio González dejará de ser el presidente en funciones la próxima semana. El plazo para elaborar la auditoría finalizará en junio de 2016. Sus resultados deberán estar disponibles en la página web de la Comunidad. La ruptura con las políticas más polémicas de sus predecesores, que continúan siendo, respectivamente, la presidenta y el secretario general del PP de Madrid, va más allá, con la renuncia a vender viviendas públicas a fondos de inversión o entidades con ánimo de lucro, el rechazo a retomar la privatización de la gestión de hospitales, la despolitización de Telemadrid o la eliminación del aforamiento para los diputados autonómicos y miembros del Ejecutivo madrileño.

PSOE y Podemos cargan contra Ciudadanos

El portavoz adjunto del PSOE en la Asamblea de Madrid, José Manuel Franco, ha calificado de “insuficiente, vago y, en algunos asuntos, falto de concreción”, el acuerdo entre el PP y Ciudadanos. El diputado socialista ha insistido en habilitar el Parlamento regional el mes de julio, para que los diputados puedan desempeñar su función. “Nada se ha dicho de habilitar el mes de julio, hay asuntos que no pueden esperar a finales de septiembre u octubre. Hay necesidades que tenemos la obligación de resolver sin demora. ¿Qué pasa con las listas de espera, qué pasa con tasas universitarias…”, ha planteado el portavoz del PSOE.

Ramón Espinar, número tres de Podemos en el hemiciclo, se ha referido al pacto por el que Cifuentes será presidenta de Madrid como “el pacto de la continuidad frente al cambio”. “Es el acuerdo del no se puede, Ciudadanos va a apoyar el Gobierno del PP en Madrid y Murcia y al del PSOE en Andalucía. Significa que Ciudadanos se sitúa con lo peor del PSOE y del PP, apoyando al Gobierno de los Eres de Andalucía y de Gürtel y Púnica de Madrid”, ha criticado.

La candidata popular se ha mostrado "muy cómoda" con el acuerdo. "Tengo mi propio proyecto, es un proyecto diferente", ha enfatizado. La futura presidenta ya había insistido en la campaña electoral en que no privatizaría la gestión de ningún hospital, en un claro desmarque de las políticas de sus predecesores en el Ejecutivo y todavía número uno y número dos en el PP de Madrid.

La apertura de los comedores es la medida más urgente del pacto de 76 puntos -mantiene el contenido de acuerdo con 82 tras una nueva redacción, explican en PP y Ciudadanos, que han dejado claro que no se ha retirado ninguno- que Cifuentes ha firmado hoy con el líder regional de Ciudadanos, Ignacio Aguado. "No es un cheque en blanco, todo lo contrario, y estaremos en la oposición reclamando que se cumplan", ha advertido Aguado. Cifuentes pretende duplicar las becas de comedor en los cuatro años de legislatura. Actualmente la Comunidad de Madrid concede 62.000, 10.000 más que en el curso anterior pero la mitad que en 2011. La intención de la candidata del PP, que el miércoles 24 de junio será investida presidenta con el respaldo de Ciudadanos, es que sean 100.000 en 2019.

"Lo más urgente, ahora que viene el verano, es que los alumnos que haya becados mantengan sus comidas. Mi compromiso es propiciar la apertura de esos comedores, mi disposición es hacerlo, que en verano estén abiertos", ha recalcado Cifuentes. La temporada escolar finaliza precisamente hoy. "Por eso debe ser una medida operativa, que no quede en declaración de intenciones y que los niños que lo necesiten puedan acudir a los comedores en julio y agosto", ha reiterado Cifuentes. En este sentido, se elaborará un estudio sobre casos de malnutrición en la región, ya comprometido por la Asamblea de Madrid en junio de 2014.

Una comisión de control vigilará el cumplimiento del pacto cada trimestre. Una de las primeras medidas que se abordará será una auditoría económica externa de los últimos ocho años de gestión del Gobierno regional, con Esperanza Aguirre (2003-2012) e Ignacio González como presidentes regionales. "Yo tengo mi propio proyecto y lo que pretendo es mejorar lo que se pueda mejorar", ha esgrimido Cifuentes.

Las semejanzas en la política fiscal de ambos partidos han allanado las negociaciones: PP y Ciudadanos han firmado no crear nuevos impuestos (Cifuentes, además, se ha comprometido en la campaña electoral a bajarlos "todos"). Tampoco se revisará al alza el tramo autonómico del IRPF, que el presidente en funciones, Ignacio González, bajó dos veces en sus dos años y medio de mandato, que finaliza la semana que viene.

Cifuentes, que para después del verano pretende que el abono joven de transportes se extienda de los 23 a los 26 años -las tarifas no se incrementarán en la legislatura, reforzará la atención primaria sanitaria con 30 millones de euros (Ciudadanos pedía que fueran 50). La partida cuenta este ejercicio con 730,27 millones de presupuesto (la consejería de Sanidad está dotada con casi 7.300 millones este curso).

En educación, Aguado ha acordado con la futura presidenta que contrate a 500 nuevos profesores de Secundaria en la legislatura (en principio Ciudadanos pedía que fueran 1.700). Y la reducción de las tasas de las escuelas infantiles para alumnos de 0 a 3 años un 20% (de entrada reclamó una bajada del 50%). La cuota actual para la renta per cápita familiar inferior o igual a 5.644 euros es de 80 euros al mes; de 130 euros en el caso de las rentas entre 5.644 y 7.656 euros; de 180 euros para las rentas entre 7.656 y 25.725 euros; y de 260 euros para las rentas superiores a 25.725 euros. Los menores de un año pagan además una cuota de 60 euros. Las escuelas infantiles sufrieron el verano de 2012 la subida más agresiva de los últimos años. El incremento llegó a ser del 175%, en el caso de los menores de año nacidos en las familias con las rentas más bajas.

La eliminación del personal de confianza de Telemadrid -cuenta con unos 30 directivos, frente a una plantilla con 62 redactores- y la elección del director general y del Consejo de Administración de la cadena pública por mayoría cualificada en el Parlamento de Madrid (tres quintos) es otra de las exigencias de Ciudadanos -y que comparten PSOE y Podemos- que ha tenido que aceptar el PP si no quería perder un Gobierno que mantiene desde hace 20 años. El objetivo final es "garantizar su pluralidad", con el establecimiento de una carta básica "a semejanza del modelo de gobernanza de la BBC".

La futura presidenta de Madrid también se ha tenido que comprometer a la celebración de primarias. Cifuentes las defiende desde hace años, pese al recelo que provocaba en Génova. Aun así, consciente del paso que supone en el PP, consiguió que Ciudadanos suavizase su demanda. El líder regional de la formación emergente, Ignacio Aguado, redactó de nuevo este punto tan conflictivo para los populares, retirando de la primera versión la obligación de elevar desde la Asamblea de Madrid una iniciativa al Congreso de los Diputados reclamando la reforma de la Ley electoral estatal. Cifuentes también se salvó de tener que retocar la legislación autonómica, en la que también se debían regular las primarias.

En contrapartida, Aguado impuso la eliminación del Consejo Consultivo, creado por Aguirre en 2007 y donde tienen un puesto vitalicio los expresidentes regionales -Joaquín Leguina (PSOE) y Alberto Ruiz-Gallardón (PP) han ejercido su derecho a ocuparlo-, con un sueldo de 5.500 euros netos mensuales, coche oficial y secretaria. Antes de ceder en las primarias, Ciudadanos pedía su despolitización, como la de la Cámara de Cuentas, donde Cifuentes también ha tenido que aceptar. "Hay algunas medidas, como la eliminación del Consejo Consultivo y similares, que le vendrán bien a Cifuentes. Tendrá la excusa perfecta: que se lo ha impuesto Ciudadanos", apuntan en la bancada popular en el Parlamento regional.

La elaboración de una Ley autonómica que regule la publicidad institucional también es de la cosecha de Ciudadanos. A Cifuentes, que representa a la corriente más centrista del PP, no le ha parecido mal. Tampoco lo ha sido la renuncia a privatizar el Canal de Isabel II Gestión, una de las iniciativas más polémicas de los Gobiernos de Aguirre y González. Su intención era privatizar el 49% de la empresa pública, que el ejercicio pasado tuvo unos beneficios por encima de los 200 millones de euros. "Se mantendrá su titularidad 100% pública", ha celebrado Aguado. El Canal de Isabel II Gestión está participado en un 82,4% por el ente público Canal de Isabel II y el 17,6% restante por los 111 municipios presentes en el accionariado.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información