Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas y Duran se reúnen en la Generalitat tras la ruptura de CiU

Duran pide un frente con PSC e ICV para hacer una consulta soberanista

El líder de Unió llama al partido a prepararse para ir a las elecciones en solitario

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida.
El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida. AFP

Artur Mas, presidente de la Generalitat, y Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió, se reunieron ayer en el Palau de la Generalitat tras la ruptura de la federación Convergència i Unió. La cita fue una despedida de “cortesía”, según fuentes nacionalistas que tachan el proceso de irreversible. En su carta web semanal, Duran rompió ayer su silencio y pide rebobinar el proceso soberanista y reivindicar una consulta legal sobre la secesión con la complicidad del PSC o Iniciativa. “En el Estado y en Cataluña debemos ser conscientes que de solo podremos salir de esta situación con una consulta legal”, dice.

La reunión ha sido de cortesía tras 37 años de relación entre los dos partidos, según fuentes nacionalistas

No trascendió anoche el contenido de la reunión pero la ruptura de los dos partidos es definitiva y se plantean cómo afrontar ese divorcio de la manera menos traumática posible. Por primera vez desde la fractura, el democristiano dio su opinión y abogó por el consenso de los partidos descabalgados de un proceso en el que solo queda CDC y Esquerra. “Sin recomponer el catalanismo, la consulta que necesitamos no llegará. Cuando hablo de consenso, no lo hago solo del catalanismo independentista. También me refiero”, añade, “a los del PSC, a los de ICV-EUiA o a los de Unió, que somos catalanistas y que sin ser antiindependentistas no vemos la independencia hoy ni posible ni deseable”, dice Duran, que defiende el catalanismo de los partidarios de quedarse en España: “No estamos dispuestos que se diga que no se puede ser tan patriota desde nuestras posiciones como desde las independentistas".

Duran carga contra CDC y la culpa de la ruptura en la federación por su respuesta a la consulta interna de Unió. "El secretario general recibió el encargo de dialogar con CDC y encontrar una ruta común. El sí en la consulta de Unió permite incluir las personas que votaron sí-sí el 9-N, pero no excluye los que votamos sí/no o sí/blanco. Como es bastante conocido, la respuesta de CDC fue sustituir el diálogo por ultimátum, hecho público, sin dejarnos ningún margen de movilidad". El democristiano tilda la actitud de sus hasta ahora socios como "inaceptable" y le avisa: "No se puede actuar con estas maneras si realmente se quiere llevar el país a la independencia".

El líder democristiano también dedica su carta a hablar de la división interna en Unió, después de que la dirección ganara en la consulta por un pírrico margen. Duran cree que la votación interna, que gabó por 109 votos,  solo hace que evidenciar una división que lleva meses instalada en el partido. "Es la situación política la que nos divide", apunta el democristiano, que reserva varios dardos a los críticos. Ante la insistencia de los soberanistas en apropiarse con la figura de Manuel Carrasco i Formiguera, fundador de Unió, el democristiano echa mano de otros referentes democristianos como Pau Romeva o Roca i Caball, con citas a la variedad del partido. "Ya que hablo de fundadores del partido, ni estos ni otros dirigentes son patrimonio de nadie en particular sino de todos en general", espeta el todavía portavoz de CiU en el Congreso. 

Duran se prepara para la próxima batalla que le tocará afrontar: el intento del sector soberanista de Unió de tomar el mando del partido, con un congreso extraordinario que pretenden celebrar antes del 27-S para hacerse suyas las siglas del partido. "Hoy leo que se propone un congreso para ver quién se queda con la marca. ¡Qué expresión más poco afortunada! El partido decidirá, pero yo no so partidario". El democristiano cree que el partido debe prepararse ante la posibilidad de presentarse a las elecciones: "Hacer ahora un congreso no sería otra cosa que un instrumento para liquidar [la marca]. O desaparecería con la lista del presidente o no se haría viable su futuro electoral si nos dedicásemos a hacer el congreso a la hora de preparar la campaña por si tenemos que ir solos". 

Más información