Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así fue el primer día de la monja Forcades fuera del claustro

La religiosa, que se reunirá esta semana con Podemos, CUP, ICV y EUiA, pide al convento regresar una vez por semana

Teresa Forcades ha querido ponerse manos a la obra el día que se hace efectiva su exclaustración temporal del monasterio de Sant Benet de Montserrat. La líder de Procés Constituent ya ha contactado con los partidos Iniciativa, EUiA, CUP y Podemos para concertar una primera reunión esta semana con el objetivo de buscar una confluencia para las elecciones del 27-S. Una vía para la que recibió el aval de su formación, pero que de momento no cuenta con el visto bueno del resto de partidos con los que quiere pactar.

La propuesta de acuerdo electoral que propone Forcades viene con tres condiciones previas, según explicó ella misma ayer: "La apertura de un proceso constituyente catalán con el compromiso de celebrar un referéndum sobre la independencia; gobernar con políticas anticapitalistas, y un plan de choque para el 30% de personas en situción de exclusión social que viven en Cataluña". Pese a que el resto de fuerzas políticas convocadas se han mostrado renuentes a un acuerdo, Forcades ha valorado que, por el momento, acepten mantener una reunión conjunta. "Cuando nos reunamos veremos hasta qué punto esta es una propuesta compartida".

La líder del proceso constituyente se ha definido como independentista, pero ha pedido esperar a que se esté desarrollando este proceso para celebrar un referéndum sobre la secesión, que ella sitúa en septiembre de 2016, una fecha que, precisa, está abierta a discusión. "Me imagino el proceso como de dos años como máximo, y en algún momento habrá que decidir sobre la independencia. Pero prefiero no hacerlo el primer día, porque perderemos a los indecisos", ha descrito Forcades.

La líder de Procés Constituent es consciente de que el independentismo no define a todas las fuerzas con las que quiere confluir, pero no le preocupa porque la prioridad es "iniciar el proceso popular".

Teresa Forcades estrenó la exclaustración presentando su último libro, Per amor a la justícia (Viena), un ensayo sobre dos luchadoras obreras y católicas de principios del siglo pasado que considera sus referentes. Se trata de Dorothy Day y Simone Weil. "Encontraron en Jesús la máxima expresión de este compromiso revolucionario y pacífico", describe la religiosa.

Cinco rezos diarios

Ayer, en el primer día que abandonó temporalmente el convento, Forcades aseguró no sentirse extraña, puesto que en otras ocasiones anteriores ya ha pasado períodos fuera del claustro conventual. Lo que más echa de menos, aseguró ayer la religiosa, es rezar cinco veces al día, como impone la regla de su orden. Por ello ha pedido al monasterio poder volver de vez en cuando a hacer un receso, incluso, si puede, una vez por semana. El resto de días intentará mantener la disciplina en la plegaria siempre que su actividad política se lo permita: "Mi preocupación hoy es cómo lo haré para mantener los momentos de plegaria, son los más fecundos. Lo recomiendo a todo el mundo, cinco ratos al día de parada para decir, ¿por qué estoy aquí?".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >