Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unió somete a votación el compromiso con el plan soberanista

Unos 4.000 militantes del partido democristiano votan en un ambiente de plebiscito sobre la "tercera vía" de Duran Lleida

Duran i Lleida vota a favor de la pregunta de Unió sobre el proceso soberanista.
Duran i Lleida vota a favor de la pregunta de Unió sobre el proceso soberanista.

Unió Democràtica de Catalunya  ha comenzado a las 20 horas el recuento de votos de la consulta interna que puede alinear o descolgar definitivamente a la formación de Josep Antoni Duran Lleida del proceso soberanista que impulsan Convergència Democràtica, Esquerra Republicana y asociaciones soberanistas. Unió ha sometido este domingo a votación de sus cerca de 4.000 militantes una propuesta elaborada por el entorno de Duran que pone condiciones a continuar adelante con la defensa del soberanismo. Si gana el sí Duran Lleida saldrá reforzado para intentar forzar un cambio de rumbo en el plan del presidente catalán, Artur Mas y acercarlo hacia las tesis de la llamada "tercera vía". Si gana el “no”, saldrá reforzado el sector independentista del partido y la formación se verá abocada a un incierto congreso extraordinario. A las seis de la tarde, ya había votado un 49,67% de la militancia.

A las 10.35 h, Duran Lleida ha sido uno de los primeros en votar a favor de la pregunta, que ha negado que esté planteada como un plebiscito. "No es una propuesta personal, sino colectiva" ha dicho. El líder histórico de Unió ha asegurado que si gana el no saldrá a "dar la cara para comentar los resultados y dar explicaciones". Si gana el sí, ha dicho que probablemente será Espadaler quien haga una valoración de la votación. "Empezamos a escribir el futuro con un ejercicio de radicalidad democrática", ha dicho Espadaler, que ha participado en los comicios a las 11.00 horas.

Antoni Castellà, de la plataforma del no, se ha pronunciado también a primera hora. "Pase lo que pase", ha asegurado que él tendrá la "conciencia tranquila" por haber defendido la "dignidad" de la "UDC del 1931", cuando sostiene que era independentista. Poco después, ha votado el expresidente del Parlament y coordinador del Pacte Nacional por el Dret a Decidir, Joan Rigol, que ha pedido que los militantes de UDC voten con "conciencia preguntándose qué es el mejor que puede hacer el partido por Cataluña". La presidenta del Parlament y partidaria del no, Núria de Gispert, lo ha hecho a las 12.00 horas, en un día que ha calificado "de histórico" y que servirá para "hacer crecer Cataluña".

Los militantes de Unió tienen que responder si quieren que el partido continúe “su compromiso con el proceso” de acuerdo con seis criterios. El primero es “no renunciar ni poner límites a la soberanía para Cataluña”. El segundo se basa en garantizar que cualquier decisión que tome la Generalitat “tenga la mayoría de votos de la ciudadanía”. El tercero pide “diálogo entre la Generalitat y el Estado con voluntad de persistencia”. El cuarto condicionante es que cualquier decisión que tome la Generalitat debe garantizar la “seguridad jurídica” y excluir “una declaración unilateral de independencia” así como la apertura de un proceso constituyente “al margen de la legalidad”. El quinto requisito es descartar “cualquier escenario que pueda situar Cataluña fuera de la Unión Europea”. Por último, se llama a “velar en todo momento por la cohesión social y territorial” de Cataluña.

La pregunta, que los críticos consideran excesivamente larga, poco clara y repleta de equívocos, ha sido elaborada por el secretario general de Unió, Ramon Espadaler, bajo la supervisión de Josep Antoni Duran Lleida. El Comité de Gobierno del partido la validó con los votos en contra de nueve de sus 28 miembros. También hubo una abstención.

Espadaler defiende el “sí” en la votación de hoy porque, si bien asegura que el partido está comprometido con el proceso soberanista, también exige que haya “seguridad jurídica”. Antoni Castellà, representante del sector soberanista, cree que “Unió solo podrá ir con Convergencia a las elecciones del 27 de septiembre si gana el 'no' en la consulta interna”.

La consulta interna ha provocado un enfrentamiento abierto entre los dos sectores del partido. Duran tiene el apoyo, además de Espadaler, de los otros consejeros de Unió dentro del Gobierno catalán: la vicepresidenta Joana Ortega y el titular de Agricultura, Josep Maria Pelegrí. El sector soberanista cuenta entre sus filas con militantes históricos como la presidenta del Parlamento catalán, Núria de Gispert y el expresidente de la institución Joan Rigol. En los últimos días la campaña por el sí y por el no ha derivado en una suerte de plebiscito sobre la figura de Josep Antoni Duran.

Los resultados de la consulta se conocerán esta noche. Convergència Democràtica, socio de federación con Unió, ha evitado interferir en el proceso electoral de los democristianos. Con todo, voces de la dirección del partido de Artur Mas, ya han adelantado que será muy difícil acudir juntos a las elecciones de septiembre si Unió no se compromete claramente a favor de la independencia.