Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV logra el mayor poder institucional en tres décadas

El acuerdo permitirá a los dos partidos gobernar en coalición las tres Diputaciones vascas y arrebatar la alcaldía de Andoain a EH Bildu

Andoni Ortuzar e Idoia Mendia, con representantes de sus partidos, en una reunión del PNV y PSE.
Andoni Ortuzar e Idoia Mendia, con representantes de sus partidos, en una reunión del PNV y PSE.

El PNV y el PSE han cerrado un acuerdo de "estabilidad institucional" en Euskadi para apoyarse mutuamente en las Juntas Generales y todos los Ayuntamientos de las tres provincias vascas, lo que permitirá a estas formaciones gobernar en coalición las tres Diputaciones vascas, además de desalojar a EH Bildu de los consistorios guipuzcoanos de Andoain, Soraluze y Astigarraga, donde la coalición abertzale fue la fuerza más votada en las elecciones municipales del 24-M.

El pacto, de tres folios de extensión, no incluye al Gobierno vasco, por lo que los socialistas continuarán ejerciendo la oposición en el Parlamento autonómico. Es un nuevo gran acuerdo tras el que ambas fuerzas políticas sellaron a finales de 2003 en materia económica y fiscal para hacer frente a la crisis. Y se produce en pleno debate sobre la configuración del nuevo estatus político para Euskadi.

En la práctica, el acuerdo supondrá que nacionalistas y socialistas gobernarán en coalición en las tres Diputaciones vascas. Además, lograrán consolidar mayorías estables en 37 municipios (17 de Bizkaia, otros tantos de Gipuzkoa y tres de Álava) donde ganaron el PNV o el PSE pero no obtuvieron la mayoría absoluta. En estos casos, la fuerza más votada recibirá los votos de su aliado, con lo que el PNV se hará con la alcaldía de Barakaldo, cuarta ciudad más poblada de Euskadi y donde los nacionalistas aventajaron por solamente 52 votos a los socialistas, que habían gobernado este municipio durante los últimos 32 años.

En Bizkaia, los peneuvistas se aseguran Ayuntamientos como Bilbao, Santurtzi o Basauri, y los socialistas, Portugalete y Ermua. En Gipuzkoa, el PNV asumirá el poder de San Sebastián, donde los dos partido gobernarán en coalición, además de otros localidades como Beasain, Azkoitia o Mondragón. Los socialistas tendrán garantizada la gobernabilidad en Irún, Eibar o Lasarte-Oria. Y en Álava, los nacionalistas regirán en Samaniego y Ribera Baja, y los socialistas en Iruña de Oca.

Los dos partidos logran consolidar el poder en 37 municipios, 29 del PNV y ocho socialistas

El acuerdo también se llevará adelante en aquellos consistorios donde el PNV o el PSE no resultaron vencedores. En este supuestos, los dos partidos "apoyarán con su voto a favrod el canddato de la lista más votada entre ambos partidos". De acuerdo con esta instrucción, EH Bildu perderá la alcaldía de Andoain, que pasará a manos de los socialistas. Y en Soraluze y Astigarraga, donde también ganó la coalición independentistas, el nuevo alcalde será del PNV con el apoyo de los socialistas.

El caso de Andoain ha sido el que más ha frenado el acuerdo que finalmente han alcanzado los peneuvistas con el PSE, que ayer dieron por rotas sus negociaciones pro la dificultad de llegar un entendimiento a escala local. Andoain entraña mucha carga simbólica para los socialistas, por ser un municipio especialmente castigado por el terrorismo de ETA. La banda asesinó en esta localidad en 2000 al periodista José Luis López de Lacalle y tres años después acabó con la vida con el jefe de la Policía municipal Joseba Pagazaurtundua.

Los socialistas gobernaron en Andoain entre 1991 y 2009, con la salvedad del cuatrienio 1999-2003, cuando el poder recayó en Euskal Herritarrok (la marca dela antigua Herri Batasuna). En las elecciones de 2011 Bildu fue la lista más votada y permitió que Ane Karrere accediese a la alcaldía. EH Bildu, que ha vuelto ha ganar en los últimos comicios locales y ha obtenido seis ediles, perderá mañana este cargo en favor de la socialista Maider Lainez. El PSE, con cinco representantes, recibirá los cuatro votos del PNV.

El acuerdo incluye gobernar en coalición en las tres Diputaciones vascas

El acuerdo entre PNV y PSE se extenderá a las diputaciones forales, de forma que los dos partidos "acordarán el correspondiente programa de gobierno territorial. Los socialistas se comprometen a "facilitar la elección del candidato que proponga el PNV a diputado general en cada uno de los territorios. Markel Olano será así mandatario en Gipuzkoa, Unai Rementería en Bizkaia.

El escenario es más incierto en Álava. Ramiro González, del PNV, cuenta con los votos socialistas, con lo que contará con más votos que el popular Javier de Andrés, diputado general en funciones. EH Bildu, que había barajado presentar candidato a la Diputación, ha confirmado hoy que no dará ese paso al no contar con el apoyo de Podemos en esta provincia, lo que deja el camino libre para que el PNV gobierne en las tres Diputaciones vascas.

La incógnita sigue abierta en el Ayuntamiento de Vitoria, donde el triunfador electoral, el popular Javier Maroto, también podría perder la alcaldía. Si el PNV, tercera fuerza con cinco ediles, decide presentar a su candidato Gorka Urtaran, recibirá cuatro votos de los socialistas, lo que igualaría en apoyos a los nueve concejales con que cuenta el PP. El empate lo tendrían que deshacer los seis representantes de EH Bildu, los dos de Hemen Gaude (Podemos) o el edil de Irabazi.

Más información