Dirigentes del PP gallego exigen autocrítica “real” y cambios

Feijóo prevé reunir esta semana a la cúpula gallega para analizar sus resultados mientras surgen algunas voces negativas con el papel de Rueda

Santiago -

El disgusto por los términos que empleó el líder del PP estatal, Mariano Rajoy, en el discurso que pronunció ante su Comité Ejecutivo es generalizado entre varios dirigentes de la formación en Galicia, que advierten que "si no hay autocrítica real" y "cambios", el "batacazo" del domingo puede verse agudizado en la próxima cita con las urnas.

Con las elecciones generales previstas para final de año, los dirigentes populares consultados por Europa Press han advertido de que "repetir insistentemente" que el PP "ha ganado" los comicios autonómicos y locales del domingo "no va a solucionar nada", ni tampoco limitar los mensajes de autocrítica a una cuestión de "comunicación". Lo han manifestado después de que Rajoy afirmase que mantiene su intención de ser candidato de nuevo a la Presidencia del Gobierno y que no hará cambios en la dirección del partido ni del Gobierno.

"No me parece que el problema venga de cambiar o dejar de cambiar", dijo el jefe de filas popular en la comparecencia ante los medios posterior a la reunión que mantuvo con los suyos, al tiempo que añadió que el Gobierno seguirá dedicado "a lo que tiene que dedicarse, la recuperación", sin cambios tampoco en su composición.

Algunos de los dirigentes consultados, con asiento en el comité de dirección que preside Alberto Núñez Feijóo, creen que esta actitud "no favorece recuperar la confianza" de los ciudadanos, a los que ven necesario transmitir "con hechos" que han captado el mensaje de una cita con las urnas en la que el PP perdió unos 2,5 millones de votos y sus mayorías absolutas en España, retrocediendo a niveles de 1991.

Aunque se reconoce la "meritoria" gestión de Rajoy en un escenario de crisis económica y que la situación de España con él ha "mejorado", ven que su jefe de filas no puede "enrocarse únicamente en ello" y debe ser consciente de cuál es la "realidad". Esa "realidad", a juicio de una de las dirigentes consultadas por Europa Press, es que los españoles han demostrado que apuestan "por algo diferente".

En un escenario de fragmentación y de irrupción de fuerzas como Podemos o las 'mareas', algunos de los de Rajoy en la comunidad temen que su evolución sea similar "a la de (José Luis Rodríguez) Zapatero" y no mida el "daño" que la "falta de decisiones a tiempo" --para algunos ya va con "mucho" retraso-- puede hacer al partido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

También han incidido en que los dirigentes más visibles en el ámbito nacional, con especial hincapié en María Dolores de Cospedal y Carlos Floriano, deben dejar paso y asumir, sobre todo en el caso de la secretaria general, que el 'caso Bárcenas' le ha pasado factura. Alguno incluso fija la atención más arriba y dice, en la línea con el vicepresidente del PP en Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que Rajoy debería "pensar muy en serio" si quiere ser el candidato.

Con voces en el partido que avisan de que si los cambios no empiezan en Madrid deben ser impulsados desde las autonomías, los nombres de Soraya Sáenz de Santamaría y de Feijóo siguen en el foco del debate de un posible relevo en el liderazgo.

El presidente gallego, que conserva la mayoría absoluta y que no ha tenido que examinarse el domingo, ya sonó como relevo de Cospedal antes de la cita con las urnas, una opción que --según fuentes de su entorno consultadas por Europa Press-- "nunca" ha barajado. "Ni antes ni ahora", han remarcado.

Tras la advertencia de Herrera de que él se "miraría en el espejo" si fuese Rajoy antes de decidir si se presenta, ha trascendido que el presidente estatal ha iniciado una ronda de contactos con sus 'barones'. Lo hace tras un Comité Ejecutivo en el que al margen de Rajoy, Cospedal y Floriano, solo intervinieron Luisa Fernanda Rudi (Aragón), José Antonio Monago (Extremadura),el expresidente murciano Ramón Luis Valcárcel y la presidenta de Nuevas Generaciones, Beatriz Jurado.

No lo hizo Feijóo, quien llegó a Génova con gesto serio y que no intervino. Posteriormente, en declaraciones a los medios, el líder del PP, que el domingo reiteró que Rajoy era "el candidato del PP en España", se reafirmó en la necesidad de hacer autocrítica y llamó a no compararse con el "débil" PSOE, "a punto de convertirse en tercera fuerza".

La mayor parte de los dirigentes gallegos consultados por Europa Press vinculan el retroceso de apoyos también en la comunidad --donde los de Feijóo pierden casi diez puntos con respecto a 2011-- fundamentalmente al "desgaste de la marca" y minimizan el coste personal que puede tener para Feijóo, que se implicó directamente en la designación de candidatos como la de la exconselleira Elena Muñoz para Vigo.

Aunque son pocos los que apuntan a Feijóo, sí surge alguna voz que señala con más fuerza al secretario general del PPdeG, Alfonso Rueda, como coordinador de la campaña, como una de las figuras que debería asumir "responsabilidades" por los resultados en Galicia. Algunos miembros del partido consultados, por ejemplo, inciden en que Rueda asumió bastante "protagonismo" en la campaña y recuerdan también las mejores cifras obtenidas en Ourense, con una estrategia "más autónoma y diferenciada".

Feijóo, que compareció ante los medios y se sometió a sus preguntas el propio domingo, extendió su llamada a la autocrítica a Galicia y al conjunto del Estado, aunque también reivindicó que el PP había ganado las elecciones con un porcentaje de apoyo superior al de su partido en el ámbito estatal. Este lunes, también Rueda insistió en que hay que hacer "autocrítica en serio". No en vano, el resultado hace prever que, cuando se constituyan las corporaciones el 13 de junio, el PP retrocederá a una situación muy similar a la de 2007.

Así, sin apenas poder urbano si fructifica la unión de las fuerzas de izquierdas mediante pactos o apoyos puntuales en las urbes y tras haber perdido el 'bastión' de la mayoría absoluta en la Diputación de Pontevedra, y también esta condición en la institución provincial coruñesa, en el PP también se auguran cambios.

Solo se mantiene el 'bastión' de Ourense, con Jesús Vázquez con opciones de gobernar en minoría y un Manuel Baltar reforzado al frente de la Diputación, al aportar al partido uno de los mejores resultados provinciales de España.

En otras provincias, sin embargo, algunos dirigentes consultados ven que "hay quien ha terminado su ciclo" y vaticinan cambios en las estructuras locales y provinciales, aunque diferencian en función de los casos.

Es decir, ha apuntado un dirigente coruñés consultado por Europa Press, "es evidente que no es la misma situación en la que queda Carlos Negreira que Agustín Hernández porque partían de panoramas muy diferentes". El hecho en el que coinciden todos los dirigentes consultados es que fuerzas de izquierda "recién creadas" han hecho retroceder la "marea azul" que Feijóo reivindicaba en 2011, así que hay que asumirlo y actuar.

El primer paso para ello, tras acudir Feijóo a Madrid este lunes, será la reunión del comité de dirección autonómico que está prevista, en principio, para el próximo jueves. En ella y, casi en paralelo con las juntas provinciales, se empezarán a analizar los resultados en detalle, antes de concretar posibles tiempos y medidas de actuación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS