PATÉ DE CAMPAÑA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ada o el ardor

Centro de datos de CiU, Estació del Nord. Pasan del Majestic, por poco edificante. Cuando llego, el local está vacío. Parece el Templo Jedy después de que a Anakín le diera el siroco. La encuesta de TV-3 -quizás el único patrimonio intelectual que le queda a la cadena-, daba ya como ganadora a la lista Barcelona en Comú. Mientras espero a que los de pompas fúnebres vengan a improvisar una solución escenográfica a esta derrota, miro lo que está pasando a través de la red. Lo que está pasando: a) ha muerto, zas, el bipartidismo, suávemente en algunos puntos, de manera espectacular en otros, b) el PP, una cosa que consiste en tener la mayoría absoluta, no va a consistir en muchos sitios, c) candidaturas imposibles de imaginar antes del 15-M, le están pegando un tute a los grandes partidos, d) algo inexistente antes de 2012, una suerte de frente nacional catalán, con una cultura y un funcionamiento parecido al del PP de los 90 y primeros 2000, que parece vertebrar un nacionalismo sustentado en la fe y en CiU, y que parece adoptar la forma de una Brucnete mediática, está seriamente crispada, y ve malos catalanes en todas partes. Habrá que tener en cuenta a), b), c), d). Y e). La cosa e) sería una posibilidad real de ruptura. Y aquí es preciso señalar la diferencia entre cambio y ruptura.

La ruptura supone cambios estructurales, no sólo no sospechados por los grandes partidos, sino que, conforme los van descubriendo, son su pura oposición. Ampliación de derechos -vivienda, mínimos vitales, derechos energéticos, derecho a decidir, derecho a decidir la forma del Estado...-, ampliación de la democracia, y garantía del Bienestar a través de la figura de lo Común. Esta opción política, los procesos constituyentes, se ha empezado a dibujar en estas elecciones. Será importante en el ciclo electoral de 2015. Y parece que tendrá un recorrido largo.

Rayos, sale Trias y Mas. Aplausos. Unos momentos antes, ha aparecido Colau en la pantalla gigante del local, y ha habido pitos. Muy, muy crispados, por cierto.

Trias asume la derrota como Luis Enrique en Anoeta. También se remite a la Champions /los resultados globales en Cataluña. Habla Mas. Lo mismo, intensificando análisis estadísticos pobres -en Catalunya, como en España, ha habido una ruptura generacional, al parecer; los partidos de la Transición han empezado a morir oficialmente-, y exhibe una desconfianza sobre la gobernabilidad de Barcelona. Quizás este será el eje de la Brucnete durante los próximo cuatro años, su ardor.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS