Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda quiere un centro para la cultura en La Monumental

BComú, PSC, y la CUP apuestan por darle a la plaza de toros un uso socio-cultural

Elecciones municipales
Vista de la plaza de la Monumental de la primera corrida tras la prohibición del espectáculo.

La plaza de toros de la Monumental, en Barcelona, está en desuso desde que en 2011 entró en vigor la prohibición de celebrar corridas aprobada por el Parlament en 2010. El Grupo Balañá es propietario del coso, solo visitado ya por turistas, y no ha aclarado qué pretende hacer con él. Si lo han hecho, sin embargo, los partidos de izquierda que concurren el 24-M: Barcelona en Comú, el PSC y la CUP apuestan por reconvertirlo en un centro cultural. CiU y PP no se pronuncian al recordar que es propiedad privada.

La prohibición de las corridas está actualmente en el Tribunal Constitucional tras el recurso que el Partido Popular presentó poco después de la ley aprobada en el Parlament. Los populares, contrarios a la abolición, alegaron que la libertad de empresa debe prevalecer sobre las competencias en espectáculos de la Generalitat. Además, el PP ha aprobado sendas leyes en favor de la tauromaquia: la primera en 2013 declarando los toros patrimonio cultural inmaterial y, la segunda, la semana pasada, catalogándola como patrimonio inmaterial de la humanidad. La oposición votó en contra.

Mientras, los alcaldables —ninguno se ha definido como taurino—se han posicionado sobre qué harían con La Monumental. Ada Colau, de BComú y principal rival del alcalde Xavier Trias, es clara: “Debería tener un uso público y destinarse a acontecimientos culturales en la ciudad”. Y añade: “Es necesario hacer respetar la prohibición frente a los ataques del ministro Wert y el PP para que vuelvan los toros”.

“Debería tener un uso público y destinarse a acontecimientos culturales en la ciudad”, afirma Ada Colau

El PSC apuesta por transformar la plaza en un centro de equipamientos. Su candidato, Jaume Collboni, recuerda que ya se habló de ubicar un hotel de entidades o una escuela de circo. Lo que le parece descabellado es que vuelvan las corridas: “No tendría ningún sentido. Cuando se prohibieron ya iba muy poca gente y seguro que se hubiera acabado cerrando el coso”. Alfred Bosch, alcaldable por Esquerra, afirma que tiene varias ideas aunque prefiere no desvelarlas. Eso sí: quiere que sea un espacio útil para ciudadanía. María José Lecha (CUP) pide municipalizarla para albergar actividades culturales y lúdicas: “Rechazamos espectáculo con animales, incluido el zoo”.

CiU lamenta la “nueva ocurrencia” de Wert y vaticina un nuevo conflicto de competencias. Pero, como el PP, no se pronuncian sobre el destino de la plaza al alegar que está en manos privadas y depender de Balañá, que ya fue indemnizado con 325.699 euros por la Generalitat por el cierre del espectáculo. Alberto Fernández (PP) sostiene que las corridas solo volverán con un fallo del TC y si Balañá quiere. Va con pies de plomo: no quiere entrar a valorar la decisión de sus compañeros del Congreso pero él asegura que es un defensor de la libertad. Sólo pide algo: que el coso no se convierta en una gran mezquita financiada, dice, por gobiernos de países que son hóstiles con los principios que defiende Europa.

CiU critica la nueva   "ocurrencia" de Wert de querer recuperar las corridas en Cataluña

Carina Mejías, de C's, apuesta por un combinado de toros y centro cultural. Y ve factible el equilibrio: “Las corridas no deberían ser el único fin de la plaza. También ha albergado a circos y conciertos”. Mejías recuerda que su partido (que se abstuvo en la votación) siempre ha defendido la libertad de celebrar los toros. “Es que la prohibición va por barrios. No se prohíben los correbous. No debería haber veto político en nada”. Leonardo Anselmi, activista de Libera!, el grupo animalista que promovió la Iniciativa Legislativa Popular que desencadenó la abolición, aportó esta clave: que solo el Constitucional o el Parlament, votando en sentido contrario, pueden tumbar la abolición. Y lo ve improbable. Pero avisa sobre un fallo a favor de los toros del Constitucional: “Sería una falta de respecto al Parlament y hacia las 180.000 personas que firmaron la ILP. Si hacen eso, iremos a los tribunales europeos”.

Con información de Clara Blanchar, Blanca Cia, David Fernández, David García, Clara Gil, Pere Rios y Maiol Roger. 

Más información