Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibercamera potencia la sinfónica con la complicidad del Auditori

Dominio del repertorio clásico y grandes directores, como Jonathan Nott y Adám Fischer

Pinchas Zukerman, violinista y director de la Royal Philharmonic Ampliar foto
Pinchas Zukerman, violinista y director de la Royal Philharmonic

Un repertorio clásico capaz de atraer nuevos públicos y al tiempo colmar las expectativas de los melómanos más curtidos. Fiel a esta filosofía artística, Ibercamera ofrecerá en su 32ª temporada 12 conciertos, programados desde el próximo 14 de octubre al 23 de mayo de 2016 en el Auditori de Barcelona y el Palau. Aumenta la oferta sinfónica, coproducida por el Auditori, donde actuarán seis formaciones: Sinfónica de Bamberg dirigida por Jonathan Nott, Sinfónica de Viena con Adám Fischer, orquestas de las radios de Suecia y Colonia, dirigidas respectivamente por Daniel Harding y Wayne Marshall, Royal Philharmonic con Pinchas Zukerman y Filarmónica de Múnich, dirigida por Valeri Gergiev.

El Auditori da un paso más en su línea de coproducción con Ibercamera; además de colaborar en la difusión de seis de los conciertos programados en la serie Grandes Orquestas, — y aplicar una rebaja del 25% en el precio del alquiler de la sala — coproduce al 50% el concierto más lujoso de la temporada, a cargo de la cotizada Filarmónica de Múnich y su nuevo titular, Valery Gergiev, que dirigirá el Poema del éxtasis, de Scriabin, la Patética de Chaikovski y el preludio del acto primero de Lohengrin, de Wagner.

Al anunciar el regreso a Barcelona de Gergiev, Josep Maria Prat, presidente del Grup Ibercamera, entonó el mea culpa por el estrepitoso fracaso de la versión de concierto de Tristán e Isolda que Gergiev y la compañía del Mariinski ofrecieron el pasado 18 de marzo en la temporada del Liceu, organizado por el coliseo barcelonés. “Estamos en deuda con la afición wagneriana y asumimos nuestra parte de culpa como agencia que lleva a Gergiev: fue un error de reparto contratar al tenor Robert Gambill y dejarlo cantar en tan lamentable forma vocal. Fue una noche dolorosa porque al día siguiente, en Oviedo, ofrecieron un programa Wagner memorable con otras voces”.

Los clásicos populares son el eje de una temporada que cuenta con un presupuesto de 1,4 millones de euros e incluye 180.000 euros de subvención pública. “Como ciclo privado necesitamos asegurar el éxito en taquilla y los clásicos del repertorio son un valor seguro, pero deben programarse al máximo nivel de calidad. Lo peligroso no es repetir las grandes obras, sino tocarlas mal”, explica Prat, presidente del Grup Ibercamera.

El dominio de los clásicos es abrumador desde el concierto inaugural, con la Pastoral de Beethoven a cargo de la Sinfónica de Bamberg y Jonathan Nott, a la clausura, en la que Pinchas Zukerman dirigirá, entre otras obras, las Variaciones Enigma, de Elgar al frente de la Royal Philharmonic. Con motivo de la programación de la célebre obra de Elgar, Ibercamera encargó al pintor Frederic Amat su visión del Enigma, idea que ha querido representar basándose en el poema El sol detingut, de Joan Brossa.

No hay ni rastro de música contemporánea ni de autores españoles en la temporada. De hecho, Elgar y las obras de Bernstein y Gershwin que ofrecerá el pianista Wayne Marshall con la orquesta de la Radio de Colonia, son los autores más “modernos” de la programación.

La temporada se completa con el regreso de dos jóvenes estrellas del piano en ascenso, Varvara y Daniil Trifonov, y de dos intérpretes consagradas, la violonchelista Natalia Gutman y la violinista Viktoria Mullova, que dedicarán a Bach sus respectivos recitales en el Palau. “Es importante mantener la relación con los grandes intérpretes, pero también resulta vital estar pendiente de los nuevos valores para presentarlos al público, como hemos hecho esta temporada con Varvara y Trifonov”, comenta Prat.