Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP busca llevar el anticapitalismo y la igualdad social al Consistorio

La formación empapela la sede del Mobile World Centre en solidaridad con los trabajadores en huelga de Telefónica

La CUP pega los primeros carteles en el edificio MWC junto a trabajadores en huelga de Movistar
La CUP pega los primeros carteles en el edificio MWC junto a trabajadores en huelga de Movistar

La CUP inició ayer noche la campaña electoral empapelando el edifico de Mobile World Centre, antigua sede de Telefónica, para mostrar su solidaridad con los trabajadores de Telefónica que llevan ya un mes en huelga. Los diputados de la CUP, David Fernández e Isabel Vallet, colocaron los primeros carteles de campaña mientras que la número uno de la Cup Barcelona (Capgirem Barcelona), María José Lecha, iniciaba su discurso. "Venimos de la calle y llevaremos la calle al Ayuntamiento", dijo Lecha. La candidata de las CUP a la alcaldía, es de Barcelona, tiene 58 años y lleva desde los 18 trabajando como administrativa en el Hospital Sant Pau.

La formación anticapitalista e independentista centra su objetivo en la ruptura con el capitalismo y con el Estado español. La candidata asegura que lo primero que abordará su formación será un plan de emergencia contra la desigualdad social en Barcelona: "No puede ser que una ciudad que quiere ser vanguardista tenga a 300.000 personas en el umbral de la pobreza", aseveró. El diputado David Fernández, el política catalán más valorado según las encuestas, cierra la lista.

La CUP defiende las calles y los barrios como núcleo de trabajo, una visión municipalista que le ha caracterizado desde sus inicios. Su programa tiene como pilares centrales el derecho universal a la salud, la democratización de la política, la defensa de espacios autogestionados para los jóvenes, una revisión del turismo y la independencia catalana. De hecho, la formación espera que los comicios municipales sean una primera vuelta del 27-S. Sus bases también incorporan la reducción de los salarios de los regidores y de los parlamentarios, que no sobrepasa los 1.600 euros netos.

La formación anticapitalista y asambleísta no consiguió ningún concejal en el Ayuntamiento de Barcelona en las pasadas elecciones, pero cuenta con una dilata experiencia municipalista. En 2011 consiguió 11.805 votos (1,95%), una cifra insuficiente para llegar al 5% necesario para entrar dentro del consistorio. Este año han duplicado sus candidaturas: de 72 en 2011 a las 163 de ahora. Pese a no querer oír hablar de encuestas, el barómetro del CIS publicado ayer le otorgaba tres concejales, un 7,1% del total de los votos.

La CUP no quiso formar parte de Barcelona en Comú, la formación que lidera Ada Colau, por discrepancias sobre el independentismo catalán; diferencias en el código ético: el número de mandatos o la limitación de sueldos que Barcelona en Comú fijaba en 2.200 y que la CUP creía desproporcionado y el hecho de que Inciativa per Catalunya se encontrara dentro de la candidatura,a quien la CUP considera responsable del actual modelo de ciudad.

La formación no participará en el debate que organiza hoy la BTV, debido a que a la ley electoral no permite dar espacio informativo en los medios públicos si no tienen representación en el consistorio. Lecha aseguró anoche que la CUP responderá a la misma hora a los electores a través de sus redes social.

Más información