Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez murió por la carga de trabajo, según el alto tribunal andaluz

El TSJA propone al Poder Judicial que declare que el juez murió por accidente laboral

El magistrado Joaquín Sánchez Ugena asumió la presidencia de la sección primera de la Audiencia Provincial de Sevilla en enero 2009. Accedía al cargo avalado por sus años de dedicación en la Audiencia de Huelva. Una entrega profesional que le costó la vida. Sánchez Ugena falleció de un paro cardiaco en mayo del año pasado y, ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía relaciona su muerte con la carga de trabajo que soportaba. Y propone al Consejo General del Poder Judicial que declare que el juez murió por enfermedad o accidente laboral y otorgue a su familia una pensión extraordinaria.

Para el tribunal andaluz queda acreditado que en su muerte “influyó decisivamente la ansiedad, la depresión, el estrés psicosocial y, sobre todo, el estrés producido por la inmensa carga de trabajo que soportaba”. Como argumentos, el tribunal destaca la reducción de los casos pendientes tras su llegada al órgano sevillano. “Al finalizar 2008, la sección tenía pendientes 310 asuntos y al concluir 2009, tenía solo 71”. Sánchez Ugena padecía hipertensión, obesidad, había sido fumador y sufrido varios infartos cerebrales.

El fallecido “trabajaba todos los días laborables e incluso habitualmente sábados, domingos y días festivos, se quedaba a trabajar hasta las diez de la noche y no iba a su casa ni a comer”. Asimismo, el tribunal señala que los casos resueltos por el magistrado estaban por encima de la media (434 asuntos frente a 390, en 2013). Defiende que Sánchez Ugena despachaba con “toda urgencia” el trabajo asignado.

Pese a la entrega profesional de la que habla el tribunal andaluz, Sánchez Ugena fue sancionado en noviembre de 2013, junto a otros dos magistrados, por “una falta muy grave de desatención” de sus casos, según acordó el pleno del Poder Judicial. El magistrado fue suspendido de sus funciones por 10 días. En noviembre de 2014, el Tribunal Supremo estimó el recurso presentado y declaró nulo el expediente sancionador. Esta medida le supuso “una vergüenza, cuando se había dedicado siempre y, exclusivamente, en cuerpo y alma a la justicia”, señala el juez que ha estudiado el caso.

El informe del alto tribunal andaluz también se hace eco de las quejas que, desde 2012, realizan los magistrados de la Audiencia de Sevilla para que se cree otra sección penal.