Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho ‘mossos’ irán a juicio por la muerte de un hombre en el Raval

Los agentes se enfrentan a un delito de homicidio “por imprudencia grave profesional”

Agentes de los Mossos en la Ciudad de la Justicia tras la declaración de uno de ellos por el 'caso Raval'. Ampliar foto
Agentes de los Mossos en la Ciudad de la Justicia tras la declaración de uno de ellos por el 'caso Raval'.

Ocho agentes de los Mossos d'Esquadra se sentarán próximamente en el banquillo de los acusados para responder por la muerte de Juan Andrés Benítez. El hombre falleció en el barrio del Raval en octubre de 2013 tras ser violentamente reducido por la policía. Tras recibir el escrito de la fiscalía -que pide 11 años de cárcel para seis de los agentes por un delito de homicidio y otro de torturas- la titular del juzgado de instrucción número 20 de Barcelona, Eva Moltó, ha dictado el auto de apertura de juicio oral.

La responsabilidad de los mossos en la muerte de Benítez es el asunto capital que está a debate en este caso. La magistrada ha abierto juicio oral “con carácter principal” por un delito de homicidio por dolo eventual; es decir, que los agentes no tenían intención de matar al empresario del Gayxample, pero podían prever que la actuación policial podría causarle la muerte. De forma “alternativa”, plantea que se les juzgue por un delito de homicidio “por imprudencia grave profesional”, lo que implica una pena menor. Un jurado popular decidirá si los policías son culpables o inocentes.

De los ocho agentes procesados, seis lo están por la muerte de Benítez y otros dos, solo por obstrucción a la Justicia. Se trata de un mosso que limpió las manchas de sangre que quedaron en el lugar de los hechos y de una agente que permitió a una vecina borrar imágenes de lo sucedido aquella noche del 5 de octubre de 2013 en la calle de Aurora del Raval.

El nuevo auto judicial reproduce lo que se había mencionado ya casi desde el principio de la investigación: los agentes “no adecuaron su actuación a las circunstancias del caso, provocando el lamentable desenlace, bien propinando todo tipo de golpes al señor Benítez, bien participando en las maniobras de reducción de forma desproporcionada”. La reducción generó un “riesgo vital” para el hombre, que acabó falleciendo esa misma noche. La juez reitera que, pese a los gemidos de dolor de Benítez, los mossos le siguieron golpeando y eran, por tanto, “conscientes de que con su actuar podían provocar graves heridas” al empresario del Gayxample.

El auto también exige a los seis policías acusados de homicidio que depositen una fianza conjunta de 200.000 euros para garantizar la responsabilidad civil en caso de ser condenados. La magistrada acuerda igualmente, como había pedido la Fiscalía, el archivo de la causa para otros dos agentes que habían permanecido imputados.