Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá apoya a Rus tras el escándalo de la Diputación y el Consell calla

El presidente Fabra comunica al dirigente provincial que tendrá que renunciar si se confirma su implicación

La supuesta trama de corrupción que anidó durante años en la Diputación de Valencia ha abierto una nueva grieta en las filas populares, que divide a quienes han cerrado filas con el presidente provincial Alfonso Rus y quienes han empezado a desmarcarse de él.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá se encuadró ayer en el primer bloque. “Yo he confiado siempre en la honradez de Rus”, dijo Barberá durante un acto de partido celebrado en Valencia.

Por contra, el consejero de Gobernación, Luis Santamaría, evitó respaldar públicamente al presidente de la Diputación y del PP provincial de Valencia y mostrarse “extremadamente prudente”. “Yo creo en la presunción de inocencia que está en la Constitución española y en el compromiso del presidente [Alberto Fabra] respecto al compromiso de ejemplaridad que deben tener todos los políticos”.

El desmarque del Consell se produce después de que el sábado por la tarde, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, mantuviera un encuentro privado en Xàtiva con Alfonso Rus en el que le advirtió de que, si en un futuro próximo, el escándalo de la Diputación de Valencia le da de lleno estará obligado a renunciar.

El PP valenciano está en estado de choque después de conocerse que la Fiscalía Anticorrupción investiga una supuesta trama de cobro de comisiones montada por Marcos Benavent, uno de los hombres de confianza que ocupó el cargo de gerente de Imelsa, empresa pública de la Diputación, entre 2007 y diciembre del año pasado.

Grabaciones

Sin embargo, lo que mayor nerviosismo ha provocado entre las filas populares es la existencia de varias horas de conversaciones grabadas por Marcos Benavent —que está ilocalizable— con numerosos cargos del PP en ayuntamientos de la provincia —incluido el de Valencia—, la Diputación y la Generalitat en la que se hablaría de supuestos amaños de contratos y de conversaciones muy críticas con distintos cargos del partido.

Rus, que ya aceptó la semana pasada crear una comisión de investigación sobre lo sucedido en Imelsa, quiere reunir esta semana a la junta de portavoces para autorizar a la Fiscalía y al juzgado el acceso a cualquier documentación sin necesidad de orden alguna.