Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez abre juicio a 20 policías por agredir a estudiantes el 14-N de 2012

Según el relato judicial, fueron golpeados "sin causa aparente con las porras"

Uno de los participantes en las protestas del 14-N de 2012 durante su detención. Ampliar foto
Uno de los participantes en las protestas del 14-N de 2012 durante su detención.

La juez de instrucción número 2 de Valencia ha abierto juicio oral contra 20 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) por las agresiones causadas a dos estudiantes durante el transcurso de la jornada de huelga general del 14 de noviembre de 2012. La juez ha solicitado a la acusación particular y a la Fiscalía que presenten su escrito de acusación o el sobreseimiento de las actuaciones.

La huelga general en Valencia fue calentada por los últimos rescoldos de la Primavera Valenciana, que es como se conocen las protestas estudiantiles contra los recortes y el debilitamiento del sistema público de enseñanza iniciadas en febrero de 2012 y que se prolongaron durante varios meses. Esa mañana, en Valencia, se produjeron tres altercados entre estudiantes y policías en distintos puntos de la ciudad que se saldaron con 23 detenciones (dos de menores) y seis heridos por contusiones (tres policías y tres manifestantes).

Dos jóvenes estaban en la calle Xàtiva, cuando 20 agentes antidisturbios se les acercaron y “les golpearon sin causa aparente con las porras”. Este es el relato literal de la juez de instrucción de Valencia, que ha decidido abrir juicio oral por un delito de lesiones contra los policías de la UIP que formaban parte del operativo desplegado para asegurar el orden público en distintos puntos de la ciudad.

A primera hora de la mañana ya se habían formado piquetes en los campus universitarios de Tarongers y Blasco Ibáñez, que se habían saldado con seis jóvenes detenidos por cortar el tráfico y un agente herido.

Los ánimos estaban caldeados y los estudiantes se dirigieron a última hora de la mañana hacia la Jefatura Superior de Policía, concentrándose medio millar de personas en la confluencia de las calles Xàtiva, San Agustín y Jesús. Poco antes de las dos de la tarde ya se había desplegado un dispositivo de tres furgones policiales con entre seis y siete agentes antidisturbios en su interior. A la puerta de la desaparecida tienda de Las Añadas de España se encontraban un chico y una chica que presenciaban la protesta sobre la acera y a prudente distancia, cuando un grupo de policías bajó de los vehículos y se dirigió contra ellos, golpeándoles con las porras sin ni siquiera identificarles. De hecho, de entre las decenas de estudiantes identificados en aquellas protestas, no figuran.

Ésta fue una de las preguntas que hizo el abogado de los denunciantes, Ricardo Cano Zamorano, presidente de la Asociación para la Defensa de las Libertades y Derechos Sociales y Civiles, a lo largo de más de dos años de instrucción desde que fueron imputados los 20 agentes. Durante los interrogatorios ante el juez, los policías negaron recordar estos hechos o el protocolo de intervención que obligan a identificar primero a los ciudadanos. Cuando se les preguntaba por las normas constitucionales, se negaban a declarar.

Un grupo formado entre seis y siete agentes llevó a cabo las agresiones a los estudiantes, sin embargo, ninguno de los 20 que formaban parte del efectivo quiso declarar quiénes en concreto lo protagonizaron. En consecuencia, se les procesa a los 20, incluidos los tres chóferes, que no llegaron a descender de los furgones.

En un principio, para los denunciantes fue difícil recabar los nombres de los agentes que participaron en la agresión, ya que estas unidades no llevan la placa identificativa. Fue la Dirección General de la Policía de Valencia, a instancias judiciales, quien reclamó para que fueran identificados todos los integrantes de esta unidad.