Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía dice que vio lanzar piedras a los 13 acusados por Can Vies

Dos agentes se sentarán en el banquillo por lesionar a un joven de forma "desproporcionada" el Día de la Hispanidad de 2012

Tercera noche de disturbios en el barrio barcelonés de Sants por el desalojo del centro social ocupado Can Vies.
Tercera noche de disturbios en el barrio barcelonés de Sants por el desalojo del centro social ocupado Can Vies.

Los Mossos d’Esquadra ratificaron ayer, en el juicio, las acusaciones contra 13 jóvenes que participaron, presuntamente, en los disturbios tras el desalojo de Can Vies. Dos agentes afirmaron, en la vista, que “en ningún momento” perdieron de vista a los jóvenes y que observaron cómo arrojaron piedras contra los disturbios la madrugada del 30 de mayo de 2014, tras el desalojo del centro social okupa de Sants.

En su declaración como testigo, un cabo de la policía catalana —que iba de paisano durante los disturbios— aseguró que “todos” los acusados lanzaron objetos contra la policía, y que dos o tres de ellos también cruzaron contenedores en medio de la calle. “Lanzamientos hicieron todos”, avaló otro de los agentes que también iba sin uniforme.

La versión policial contrasta con la mantenida por los acusados. El martes, los 13 jóvenes afirmaron que no se conocían entre sí y que se dirigieron a un portal de la calle de Sant Crist —donde fueron detenidos— para protegerse de los incidentes. La Fiscalía les acusa de formar un grupo para provocar altercados y pide, para cada uno de ellos, cinco años y diez meses de cárcel.

Dos agentes de los Mossos d’Esquadra, por otra parte, se sentarán en el banquillo de los acusados por las lesiones causadas a un joven durante una protesta contra la celebración del Día de la Hispanidad. Los hechos ocurrieron el 12 de octubre de 2012. El afectado, Pau A., intentó “arrebatar una bandera española” a un manifestante en la plaza Universitat. Se inició entonces un forcejeo, hasta que llegaron los dos policías imputados. Ambos “dieron un fuerte empujón” a Pau que le hizo caer al suelo y, “una vez caído, le golpearon con sus defensas en las piernas y en la cabeza”.

Pau sufrió distintas lesiones (especialmente graves, en un ojo) que tardaron en curar más de medio año. Las fotografías y los vídeos muestran que los policías no emplearon la mínima fuerza indispensable, sino que golpearon al joven “de forma muy violenta”, según el auto judicial que da por finalizada la instrucción. La juez niega, como defendían los mossos, que se produjera un “incidente tumultuario” que les obligó a actuar de forma contundente. Hay “indicios suficientes” de que la agresión se llevó acabo “de forma innecesaria y desproporcionada”, dice la juez, que les ha impuesto una fianza de 12.000 euros.