Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Registro Civil de Sevilla se colapsa por falta de papel timbrado

Un magistrado reitera su petición de 60.000 folios oficiales al Ministerio de Justicia

No hay papel con membrete oficial. El Registro Civil de Sevilla ha tenido que dejar de emitir certificados por falta de papel timbrado, un material que debería de ser repuesto por el Ministerio de Justicia. Uno de los magistrados del registro ha remitido una carta al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para recordar la solicitud que se envió previamente al ministerio con el encargo de papel; el Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia presentará este martes una denuncia ante la gerencia territorial del ministerio; y el registro acumula más de 20 quejas de ciudadanos.

La secretaria del registro solicitó previamente que se remitieran 60.000 folios, pero el ministerio se limitó a mandar 28.000 de los folios oficiales, según describe el magistrado en el escrito. “Se ruega que se adopten medidas para evitar más desabastecimiento y se remitan los impresos solicitados por la Sra. Secretaria, existiendo desde hace tiempo en esta oficina órdenes estrictas de no usar los folios timbrados para otro uso que no sea el de certificar”, se lee en el escrito del juez que destaca que en 2013 se expidieron 118.103 certificaciones para obtención de DNI y fes de vida, para lo que requirieron más de 250.000 impresos.

“Estamos investigando lo sucedido. Manteniendo conversaciones con los responsables”, han informado fuentes del Ministerio de Justicia, que no confirman las declaraciones realizadas por uno de los funcionarios del registro, que aseguraba que el ministerio les había confirmado que se estaban enviando por “vía urgente” los folios hacia Sevilla.

 

Quejas de ciudadanos

El magistrado del Registro Civil envió además es lunes una segunda carta al CGPJ indicando que la institución ha recibido una veintena de quejas de ciudadanos que no habían podido recoger sus certificados. “Es además intolerable que uno de los ciudadanos se permita la repulsiva licencia de insultar llamándonos sinvergüenzas en dos ocasiones. Otro de ellos dice que los funcionarios se negaron a expedir certificaciones; falso de toda falsedad. No se negaron, es que no les era posible hacerlo y al día de hoy seguimos igual, por falta de papel timbrado, que ha de usarse por exigencia del artículo 4 de la orden ministerial de 1 de junio de 2001”, incluye el juez en el escrito.