Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta contra la sentencia por el asedio al Parlament

Familiares de los condenados se quejan ante la sede de Convergència en Barcelona

Familiares de los condenados por el asedio, ante la sede de Convergència.
Familiares de los condenados por el asedio, ante la sede de Convergència.

Alrededor de 200 familiares de los ocho condenados a tres años de prisión por el asedio al parlamento catalán protestaron ayer durante una hora ante la sede de Convergència (CDC) en Barcelona al grito de “¡Yo también estaba en el Parlament y lo volvería a hacer!” y “¡Hoy son los nuestros, mañana pueden ser los vuestros!”.

La cita era a las seis de la tarde en la calle Còrsega. Los manifestantes leyeron varios comunicados —de familiares y de otros colectivos— en solidaridad con los ocho condenados y contra la sentencia del Tribunal Supremo, que consideran “política”, pone en peligro “un derecho fundamental como es la libertad de expresión” y “sienta un grave precedente al criminalizar el derecho a participar en un acto legítimamente democrático”.

El acto final se realizará el domingo 19 de abril, cuando prevén rodear con una cadena humana la Cámara

El objetivo de los familiares es movilizarse para evitar que sus hijos entren en la cárcel, porque su condena es “por levantar las manos, gritar consignas y recriminar las políticas que se iban a ratificar sin ninguna amenaza ni agresión”. Ese día, 15 de junio de 2011, estaba previsto la aprobación de los presupuestos de la Generalitat de Catalunya.

La de ayer era la primera de una serie de movilizaciones en diferentes ciudades contra la sentencia del Supremo. Las siguientes son el próximo lunes, cuando colgarán carteles y el miércoles, que repetirán las concentraciones en varias poblaciones. El acto final se realizará el domingo 19 de abril, cuando prevén rodear con una cadena humana la Cámara.

Los encausados habían sido absueltos por la Audiencia Nacional, pero el Supremo finalmente anuló la sentencia y les condenó por delito contra las instituciones del Estado (artículo 498 del Código Penal) a tres años de prisión. Esta misma semana la abogada Laia Serra explicó que han planteado la nulidad de la sentencia ante el Supremo, y que si esta acción no prospera, presentarán un recurso de amparo ante el Constitucional.