Noriega apela al pequeño empresario de Santiago con un discurso moderado

El candidato a la alcaldía por Compostela Aberta promete auditar las concesionarias, “algunas focos de corrupción”, y recuperar las no rentables

El candidato a la alcaldía de Santiago por la plataforma Compostela Aberta, Martiño Noriega, viceportavoz también de Anova, ofreció esta mañana las políticas que aspira a aplicar en Santiago a los pequeños empresarios de la ciudad, a los que apeló como “empresarios en precarizado” que han sufrido en sus cuentas de negocio el incremento durante la crisis del número de “ciudadanos en precario”. Lo hizo en un desayuno informativo de Fórum Europa, espacio habitualmente muy concurrido por representantes de las principales empresas gallegas, especialmente cuando los protagonistas son primeras figuras de PP o PSOE, pero que esta mañana presentaba un aspecto muy distinto. Había empresarios, sí, de esos a los que se dirigió Noriega, pero abundaba otro perfil, el de afines a su candidatura.

La parte más dura del discurso de Noriega fue la crítica a los últimos cuatro años de gobierno local del PP, “mezcla de indecencia y utilización partidaria de una institución”, dijo, en presencia del tercer teniente de alcalde de la ciudad, Alejandro Sánchez-Brunete, y del exedil popular Albino Vázquez, imputado por corrupción. Frente a esa situación, el candidato se esforzó en elogiar la “solvencia” de los miembros de su propia lista para encabezar un cambio de gobierno que presentó no como “una declaración de independencia al día siguiente” de las elecciones sino como “un proceso progresivo y participativo”. Noriega defendió el rol del Ayuntamiento como “facilitador” para la implantación de nuevos negocios en la ciudad y anunció su intención de “auditar la prestación de servicios municipales externalizados, que se demostraron en estos últimos años como focos de corrupción”, para “recuperar los que no sean rentables”. Sobre las relaciones que propone con otras instituciones destacadas de la ciudad, como la Iglesia, la Universidad o la Xunta, Noriega ha diho que su idea es la de "manos tendidas" pero "cada cual a lo suyo". "No le toca al Ayuntamiento pedir al Apóstol que disminuya el paro o la corrupción, sino poner en marcha políticas de empleo y de transparencia", dijo.

En cuanto a los posibles pactos de gobernabilidad tras las elecciones, Noriega considera que la negativa expresa del candidato socialista, Franciso Reyes, a apoyar a Compostela Aberta, hará que sus posibles votantes duden. Según Noriega, el ciudadano “hará un uso responsable de su voto cara a aquellas formaciones que sí tienen claro”, como la suya, la premisa de impedir, “por activa o por pasiva”, que vuelva a gobernar el PP.

Noriega ofreció en su discurso su formación no solo a los pequeños empresarios sino a toda la ciudadanía y apeló directamente a los votantes que “legítimamente creyeron en 2011 que el relevo democrático [tras varios mandatos de gobiernos de PSOE y BNG] era higiénico”. “Muy poco agresivo”, comentaban con tono elogioso al finalizar en los pasillos del Hostal de los Reyes Católicos, donde se celebró el acto, varios de los presentes no precisamente proclives a votar a Compostela Aberta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción