empresas

Gestamp consolida su presencia en Euskadi con un centro de formación

La empresa ampliará la planta de Abadiño y creará otra nueva con seis líneas de corte mediante láser

Iñigo Urkullu y Francisco J. Riberas firman este martes el acuerdo para crear el centro de formación.
Iñigo Urkullu y Francisco J. Riberas firman este martes el acuerdo para crear el centro de formación.L. RICO

Gestamp, multinacional líder en componentes de automoción, consolidará su presencia en Euskadi con la apertura en septiembre de un centro de formación en tecnologías avanzadas en Boroa (Bizkaia) y la construcción de una nueva planta que acogerá al menos seis líneas de corte mediante láser.

Asimismo, y de forma paralela, ampliará su planta de la localidad de Abadiño con la instalación de una línea de última generación única en el mundo para estampación en caliente que aumentará de forma significativa su capacidad de producción. Estas inversiones responden a los nuevos pedidos de fabricantes europeos como Volkswagen y Opel.

El consejero delegado de Gestamp, Francisco J. Riberas, aseguró que las inversiones serán de una cuantía "importante", si bien evitó dar cifras por ahora, y subrayó que "garantizan" el futuro del grupo en el País Vasco. "Con estas inversiones, junto con las realizadas para satisfacer los pedidos de Mercedes consolidamos la carga de trabajo para los próximos años".

Lo que sí es seguro es que la ejecución de las mismas será inmediata, ya que la nueva planta y la nueva línea de estampación en caliente tienen que comenzar a funcionar a mediados de 2016.

Riberas anunció este martes estas inversiones durante la firma de un convenio con el lehendakari Iñigo Urkullu para colaborar en la implantación y desarrollo del centro de formación en tecnologías avanzadas de Gestamp (Gestamp Technology Institute) en Boroa. Este centro formará a los trabajadores presentes y futuros de la corporación.

Más de 1.600 empleados

Gestamp tiene seis plantas en Euskadi: una de ellas está dedicada a la fabricación de componentes metálicos para la automoción, cuatro a la construcción y diseño de matrices y una a la construcción y diseño de prensas. Esta multinacional cuenta actualmente con una plantilla de 1.667 empleados y una facturación de 277 millones de euros (2014) en el País Vasco.

En todo el mundo dispone de más de 93 plantas productivas en una veintena de países donde trabajan más de 32.000 personas, así como 12 centros de investigación y desarrollo, uno de ellos en Euskadi, con mil trabajadores.

El convenio suscrito abre la puerta a que el Gobierno vasco apoye con alrededor de 846.000 euros anuales, durante cinco años, a este proyecto, es decir, con un total de 4,2 millones de euros.

Riberas explicó que este centro de formación habilitará a los profesionales presentes y futuros de la empresa en nuevas tecnologías (aligeramiento del peso de vehículos, estampación en caliente, corte láser) y otras más maduras para aprovechar el conocimiento y la tradición de la industria vasca para conseguir niveles de excelencia (matricería, soldadura). "Formaremos a personas que trabajarán en nuestras plantas de Euskadi y del resto del mundo. GTI se va a convertir en la pieza angular de nuestra estrategia de formación", afirmó

El centro impartirá posgrados universitarios, posciclos especializados de formación profesional y otra formación especializada, y desarrollará proyectos de I+D asociados a dichas tecnologías. Esta formación será compatible con la formación dual en régimen de alternancia y el alumnado tendrá un perfil internacional.

El lehendakari Iñigo Urkullu calificó de "gran noticia" que Gestamp elija Euskadi para abrir su centro de formación porque, a su juicio, supone "una gran oportunidad para los jóvenes vascos" y "un reconocimiento explícito a las excelentes condiciones de Euskadi para la educación y un espaldarazo a nuestra capacidad tecnológica e industrial".

Urkullu sostuvo que la decisión de Gestamp es también "una señal y un símbolo de que afrontamos una nueva etapa de recuperación económica. Lo peor de la tormenta ha pasado y nos enganchamos al tren del crecimiento, aunque sólo daremos por superada la crisis, eso sí, cuando recuperemos los puestos de trabajo perdidos estos años pasados".

"Pero también es cierto que hemos resistido, hemos asentado las bases de una recuperación sólida, hemos apuntado el Estado de Bienestar y los servicios básicos y ahora nos toca afrontar el futuro con confianza", añadió.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50