_
_
_
_

Los dueños de una finca de La Pedriza amenazan con cortar accesos

La propiedad, en el parque de Guadarrama, alberga riscos muy frecuentados

Esther Sánchez

Los visitantes de La Pedriza recibieron a la entrada del espacio natural hace dos fines de semana un comunicado en el que se advertía de que “en un breve espacio de tiempo”, si no se llegaba a un acuerdo con la Comunidad de Madrid o con Parques Nacionales, se prohibiría el acceso tanto para senderismo como para escalada. Lo repartían los dueños de Pedriza II, una finca de 212 hectáreas situada en el centro del emblemático entorno en el que se encuentran zonas muy frecuentadas por los amantes de la escalada y el montañismo como La Maza, parte del Yelmo, Peña Sirio o La Tortuga. También amenazaban con desmantelar las vías de escalada y con prohibir carreras populares y otros eventos. Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente indican que los propietarios podrían cerrar sus terrenos, pero dejando abierta una cañada que los atraviesa.

 Los dueños de Pedriza II sostienen que la Comunidad de Madrid no reconoce los límites reales de su finca. El problema, explican, comenzó en los años ochenta, cuando el Gobierno regional adquirió la finca Pedriza I. “Les vendieron 100 hectáreas que eran nuestras y ahora nos reconocen las hectáreas, pero nos cambian las lindes y nosotros queremos nuestra finca tal como es”, puntualiza Casiano Olmos. Él y el resto de los dueños de la finca han presentado cinco recursos para que se respeten los límites reales, pero la Consejería de Medio Ambiente no les ha aceptado ninguno. “Nos enteramos de lo que había ocurrido hace unos tres años, cuando Parques Nacionales obligó a la Comunidad de Madrid a realizar el deslinde de sus montes”, concreta.

Detrás del litigio, también subyace el deseo de vender los terrenos a la Administración pública. La adquisición del espacio protegido es competencia del Organismo Autónomo de Parques Nacionales perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente, al estar enclavada la zona en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Los dueños de la finca presentaron una propuesta el pasado 17 de marzo, “pero sin precio porque no sabemos si tienen dinero para comprarla o no”. De momento no han recibido contestación, aunque el Ministerio está dispuesto a estudiar las opciones que existan.

Los riscos de La Pedriza, la zona granítica de escalada más importante del centro peninsular, se extendían por una sola finca de 678 hectáreas que posteriormente se repartió entre tres herederos. El Gobierno regional adquirió dos de las fincas a mediados de los años ochenta (Pedriza I y Pedriza III). La almendra central, Pedriza II, se quedó fuera por razones de precio. En 2007 hubo otro intento, pero tampoco se llegó a un acuerdo, explican fuentes de la Consejería de Medio Ambiente.

La Federación Madrileña de Montaña considera que es absolutamente necesario que ambas partes lleguen a un consenso para que el terreno adquiera titularidad pública y pueda ser utilizado por los montañeros. Al mismo tiempo recuerdan a los deportistas que hasta ese momento la zona es privada, excepto la Gran Cañada y la senda Carboneras, que tienen derecho de paso. Los propietarios no han cumplido sus amenazas y el paso continúa abierto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Esther Sánchez
Forma parte del equipo de Clima y Medio Ambiente y con anterioridad del suplemento Tierra. Está especializada en biodiversidad con especial preocupación por los conflictos que afectan a la naturaleza y al desarrollo sostenible. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y ha ejercido gran parte de su carrera profesional en EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_