Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beteta augura que el Consell que salga de las urnas tendrá superávit

El secretario de Estado transferirá dinero para cumplir la ley de Morosidad

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, a la izquierda en el centro, frente al consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues.
El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, a la izquierda en el centro, frente al consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues.

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha vaticinado que el Gobierno valenciano que salga de las urnas el próximo 24 de mayo tendrá superávit porque la Comunidad Valenciana camina hacia el equilibrio primario [ingresos y gastos sin contar el coste de la deuda]. En una inusual intervención de carácter conciliador, Beteta se reunió este lunes con el consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, en Valencia para darle garantías de que en la primera semana de abril recibirá un nuevo manguerazodel Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) que le permitirá cumplir con la ley de Morosidad, que fija un plazo de 60 días para pagar a los proveedores.

“La Comunidad Valenciana estará cumpliendo la ley de Morosidad en abril y todos los proveedores cobrarán a menos de 60 días”, aseguró el número dos del Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro.

Hacienda dice que negociará la financiación con los nuevos Gobiernos que salgan de las urnas

El Gobierno ha asignado este año a la Comunidad Valenciana un total de 7.168 millones de euros, de los cuales un total de 2.234 servirán para cubrir el déficit de ejercicios anteriores al año 2014, un total de 713 a cubrir el déficit previsto para 2015 y 4.129 millones para renovar los préstamos que venzan.

En esta cantidad se incluirán, según explicó el secretario de Estado de Administraciones Públicas, alrededor de 200 millones de euros para pagar las ayudas a la vivienda concedidas desde 2008 y pendientes de abono en su mayor parte y 114 millones de euros para que la Generalitat liquide la mayor parte de la deuda que mantiene con los Ayuntamientos.

Los desembolsos, según confirmó Moragues, se realizarán entre el 7 y el 10 de abril próximos, previsiblemente con las Cortes Valencianas ya disueltas y a las puertas de la campaña electoral.

Tras transformar las lanzas en cañas, Beteta explicó que no será necesario hacer ningún recorte más para mantener los servicios básicos de la Generalitat porque el gasto se ha reducido, el Gobierno ha mejorado las condiciones de financiación y la Generalitat está por encima de sus previsiones en la recaudación de tributos propios y cedidos.

“La Comunidad Valenciana llegará a tener superávit en la próxima legislatura y podrá dedicar parte del mismo a amortizar parte de la deuda”, explicó el número dos de Hacienda, que admitió, sin peros, que la Comunidad Valenciana está infrafinanciada.

La mayor parte de los pagos atrasados se harán antes de las elecciones

“En julio de 2015 se presentará la liquidación del ejercicio de 2013, pero la infrafinanciación [de la Comunidad Valenciana] es un hecho evidente”, prosiguió Antonio Beteta, “una vez conocida esta liquidación se iniciará la negociación del sistema de financiación con los nuevos Gobiernos autonómicos”.

Beteta quitó hierro a todos los avisos que ha hecho el Ministerio de Hacienda a la Generalitat con anterioridad y explicó que la última advertencia remitida al Consell —que también se ha enviado a los Gobiernos de Extremadura y Aragón— por incumplir la ley de Morosidad se realizó de manera obligada por ley. “La advertencia no tenía ninguna consecuencia porque nosotros mismos íbamos a solucionar la situación, venía motivada por el cumplimiento de la ley”, insistió.

Respecto a la enorme deuda acumulada por el Consell, que cerró 2014 con 37.376 millones de euros que representan casi el 38% del PIB regional, el consejero de Hacienda argumentó que casi dos tercios de la misma corresponden al Estado y que, gracias al Gobierno, se afrontarán los créditos pendientes este año al 0% y en años venideros al 0,8% de interés. Moragues adelantó que, en los presupuestos de la Generalitat de 2016, la carga financiera se reducirá cerca del 80% respecto a los presupuestos de 2014.

Por otra parte, durante su encuentro con Moragues, Beteta se negó a explicar por qué no se ha firmado el contrato programa de transporte para Valencia, una financiación que sí tienen Madrid y Barcelona. “Hace falta una habilitación presupuestaria, que no está contenida en la ley de Presupuestos Generales del Estado, y tiene que producirse una negociación entre el Ministerio de Fomento, junto con la autoridad metropolitana, que no ha alcanzado el éxito correspondiente que sí ha obtenido en relación con Madrid y con Barcelona”, argumentó el secretario de Estado de Administraciones Pública. Beteta instó a los periodistas a dirigirse al Ministerio de Fomento para conocer las razones.

“El Ministerio de Hacienda, cuando se alcanzan los acuerdos de esta naturaleza, lógicamente, financia, pero mientras no se produzca no podemos decir nada porque son cuestiones de carácter técnico entre esas autoridades”, remachó.