Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grau aprovecha el paréntesis fallero para dimitir por su acusación en Nóos

Grau presenta tras su enjuiciamiento en el 'caso Nóos' la renuncia al acta de concejal

El vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, este lunes.

El vicealcalde de Valencia, el popular Alfonso Grau, ha dimitido dos semanas después de que la Audiencia de Palma decidiera sentarlo en el banquillo de los acusados por cinco supuestos delitos relacionados con el encargo al Instituto Nóos de tres ediciones de un congreso sobre turismo y deporte —los Valencia Summit de 2004, 2005 y 2006—. La Audiencia entiende que Grau participó en los acuerdos con el instituto de Iñaki Urdangarin, bien “de modo activo como por omisión” en su calidad de presidente de la fundación Turismo Valencia.

Grau aprovecha el paréntesis fallero para formalizar una renuncia a la que le abocó su propio partido, el PP, nada más conocerse el auto de la Audiencia el pasado 2 de marzo. Fue el propio presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, quien, aludiendo a las líneas rojas contra la corrupción, señaló a Grau la puerta de salida.

“No quiero que mi situación sea utilizada contra mi partido”, declaró ayer el vicealcalde en una comparecencia a la que acudió arropado por la alcaldesa Rita Barberá. El número dos de Valencia deja el cargo antes de que el presidente del PP, Mariano Rajoy, aclame a Barberá como candidata en un acto previsto en la capital valenciana el próximo sábado.

Grau defendió su inocencia y acusó al grupo municipal socialista, personado en el caso Urdangarin como acusación popular, de protagonizar una “cacería electoral” contra él. “Tras varios años de instrucción, pruebas e interrogatorios, ni el juez Castro [instructor del caso] ni el fiscal [Pedro] Horrach han encontrado un solo delito del que acusarme”, enfatizó Grau.

Barberá agradeció al que ha sido su mano derecha durante dos décadas su dedicación a la ciudad y lo despidió, afectada, con una cita del político inglés Winston Churchill sobre su grandeza y responsabilidad. “Durante 20 años, Alfonso ha sido el mejor compañero y el mejor aliado”, le reconoció la regidora.

El vicealcalde entrega su acta de concejal y dimite de todos sus cargos en el PP local —“Seré un simple militante”, dijo—. También renuncia al puesto de coordinador electoral que le confió hace poco la propia Barberá para reforzarlo cuando ya lo creía fuera del caso. En este sentido, el auto de la Audiencia de Palma fue un auténtico mazazo para el PP local. El concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, sustituirá a Grau: será primer teniente de alcalde, portavoz del grupo Popular en el Ayuntamiento y coordinador electoral del partido en la ciudad.

El Gobierno local convocó de urgencia un pleno extraordinario para dar cuenta de la renuncia de Grau y dejarlo todo listo para que entre en su lugar Carlos Mundina, asesor del actual síndic popular en las Cortes Valencianas, Jorge Bellver. La oposición protestó por la precipitación.

El portavoz municipal socialista, Joan Calabuig, apuntó en dirección a Barberá, a la que hizo responsable política del escándalo de Nóos. Joan Ribó, de Compromís, agregó que la dimisión de Grau “llega tarde” y el portavoz de EU, Amadeu Sanchis, reiteró que su grupo exigirá a la alcaldesa que dé las explicaciones en el lugar donde debe darlas, en el hemiciclo.

El político del PP deberá ser sometido a juicio oral por supuesta corrupción, por los presuntos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude a la administración, tráfico de influencias y falsedad en documento oficial. La Audiencia emplazó al juez Castro que le dé al acusado un plazo para presentar su escrito de defensa.

Una historia de vaivenes judiciales

La situación judicial del exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau ha sido desde 2012 un constante vaivén desde que el juez José Castro empezó la instrucción de la rama valenciana del caso Urdangarin o caso Nóos. Grau ha pasado en tres años de instrucción de ser testigo a imputado, luego exonerado y finalmente acusado.

Grau fue citado por el magistrado en mayo de 2012 en la Ciudad de la Justicia como testigo y en calidad de presidente de la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau. Le preguntaron por el contrato financiado al 50% por la fundación municipal y la Ciutat de les Arts i les Ciències (Cacsa) y que encomendaron al Instituto Nóos, que presidía Iñaki Urdangarin, para la organización de los congresos Valencia Summit en 2004, 2005 y 2006. Grau y la alcaldesa defendieron que las jornadas sobre turismo y deporte se celebraron y sus precios fueron ajustados. El vicealcalde defendió que la fundación municipal se regía por el derecho privado y, por tanto, no estaba sometida a la ley de contratos públicos.

Dos años después, en 2014, Castro imputa a Grau —con el refrendo del fiscal Pedro Horrach— a solicitud del grupo municipal socialista, que se persona en el caso al no hacerlo el Gobierno local ni la fundación. En mayo de 2014 declaró como imputado y dos meses después archivó el caso contra el vicealcalde.

Los socialistas recurrieron la decisión del juez y la Audiencia balear acabó estimando la petición y el pasado 2 de marzo acabó incluyéndolo en la lista de imputados que se sentarán en el banquillo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información