Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez acusa a Negreira de estar al tanto de los enchufes en Vendex

Correos del teniente de alcalde implican a casi todo el gobierno coruñés

Carlos Negreira (izquierda) y Julio Flores
Carlos Negreira (izquierda) y Julio Flores

Las sospechas de enchufes de personas afines a cambio de contratas públicas, una de las patas de la Operación Pokémon en el Ayuntamiento de A Coruña, alcanza a prácticamente todo el gobierno municipal del PP, incluido su regidor, Carlos Negreira. Los correos electrónicos de su más estrecho colaborador y primer teniente de alcalde, Julio Flores, intervenidos por orden de la juez Pilar de Lara, confirman las conversaciones telefónicas pinchadas sobre las constantes gestiones que realiza, desde la misma toma de posesión del equipo de Negreira, en junio de 2011, para que personas de su confianza o próximas al nuevo gobierno local sean contratadas en servicios públicos que gestiona Vendex, grupo empresarial en el epicentro de la trama.

 Esa correspondencia también demuestra, según hace constar la magistrada en un auto para ampliar la investigación y comprobación de decenas de enchufes en A Coruña, que el segundo de Negreira “no actuaría aisladamente sino que lo haría con el posible conocimiento y consentimiento de sus compañeros de gobierno, incluido el propio alcalde”. Y es que algunos de esos correos en los que Flores — ya imputado en la Pokémon por presuntamente amañar un contrato— solicita del delegado en Galicia de Vendex, José María Tutor, la contratación de determinadas personas o en los que le remite los curriculos de sus recomendados, fueron enviados con copia al propio Negreira así como a otros tenientes de alcalde, como Rosa Gallego, responsable de Personal, o Martín Fernández Prado, edil de Urbanismo y, entre otras áreas, de Servicios Públicos. Otros concejales como Francisco Mourelos, de Educación, o Miguel Lorenzo, de Servicios Sociales, también aparecen, en conversaciones pinchadas o en la documentación incautada, suministrando nombres de personas para que sean enchufadas en Vendex.

Los agentes de Aduanas que llevan la investigación ya habían apuntado hace medio año sus sospechas de que Vendex habría contratado “a propuesta del alcalde” a al menos dos personas. Pero De Lara rechazó entonces la petición de Vigilancia Aduanera para que Negreira fuese llamado a declarar como imputado. El Ayuntamiento coruñés es el más afectado por este extenso sumario de corrupción, con una veintena de políticos y funcionarios imputados, entre ellos Flores y el concejal socialista José Nogueira, a los que se les han añadido otros 39 por la retirada ilegal de multas de tráfico y de grúa, un servicio que también gestionaba Vendex.

Según este último auto de la instructora, Flores habría intercedido para la contratación de un total de 46 personas en servicios públicos gestionados por Vendex. El asesor personal del teniente de alcalde, Juan Carlos Boga, así como dos altos cargos del Ayuntamiento designados por el PP, las jefas de Contratación y de Cultura, Gloria Díaz Crespo y Susana Martínez Portabales, están además imputados por estas prácticas. Sus equipos informáticos contienen listados de supuestos recomendados en Vendex. El delegado de La Voz de Galicia en A Coruña, Francisco Espiñeira, es otro de los reseñados por la juez por “intercambiar correos” con Flores “sobre la contratación de recomendados y facilitación de curriculos”.

Nada más tomar posesión el equipo de Carlos Negreira hace cuatro años —es la primera vez que el PP gobierna en democracia en A Coruña—, la corporación “opera a modo de agencia de colocación de empleo”, reseña De Lara. Y la investigación revela “la relación directa que existía entre la consecución de contratos públicos y la contratación de personal”. “Obviamente este tipo de favores ayudan al grupo Vendex a ganar al resto de las empresas competidoras en los concursos”, señala De Lara. Tutor también aprovecha la “baza” de poder dar empleo a parientes, amigos o afines a cargos políticos y funcionarios “para lograr que le adjudiquen los concursos”. La juez recuerda que los enchufados logran así “convertirse prácticamente en funcionarios” dado que “pasan a ser personal subrogado en las siguientes concesiones”.