Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peregrinar por lamentos y reflexiones

El concierto del Ensemble Peregrina en Pórtico do Paraíso reabre el Museo Arqueolóxico de Ourense

Siguiendo la tradición autoimpuesta, Pórtico do Paraíso ha celebrado el quinto concierto de esta VIII edición en un espacio singular e inédito, el Museo Arqueolóxico, abierto tras prácticamente trece años de cierre a sus actividades públicas. Con un aforo de alrededor de ciento ochenta asientos, el recinto utilizado estaba compuesto por una sala en rampa ascendente, a cuyo fondo se eleva un estrado sobre el que actuó el Ensemble Peregrina y con vistas laterales a un patio ajardinado a través de una cristalera en que reflejaba el escenario con una sensación de extraña amplitud.

El grupo protagonista fue de este concierto fue fundado en 1997 por la cantante y musicóloga polaca Agnieszka Budzinska-Bennet, en la actualidad también profesora de historia y canto gregoriano en la Musikhochschule Troningen (Alemania). El grupo adopta diferentes composiciones de efectivos vocales e instrumentales. Para este concierto fue completado por Hanna Jarvelainen, también cantante además de investigadora en el Institute for Computer Music and Sound Technology de la Universidad de Zúrich.

El programa de esta concierto estaba estructurado como un recorrido por lamentos de los siglos XII al XIV, un estilo de obra vocal sobre textos latinos en los que la cristiandad medieval europea reflexiona sobre el sentido de la vida terrenal, abundando en símiles sobre la vida espiritual. Incluso en comparación con pasajes del Evangelio, como en Epithalamica una preciosa pieza de Petrus Abelardus cuya letra nos muestra la alegría de una joven por el reencuentro con su amado, al que creía muerto, como metáfora de la resurrección de Jesucristo.

La voces de Budzinska-Bennet y Jarvelainen tienen características vocales bastante contrastadas: la primera, que acompañó algunas de las piezas con arpa de mano o con zanfona, tiene un timbre muy esmaltado y una emisión de sólidos apoyos de cabeza y resonadores faciales. Por su parte Jarvelainen canta con una hermosísima naturalidad que le viene como anillo al dedo a las piezas que interpretó a solo y proporciona al conjunto un sonido bella y extrañamente empastado.

El programa se completó con varias piezas del mismo sentido reflexivo escritas en inglés antiguo y acabó con un cambio verdaderamente dramático de estilo. La pieza De la crudel mortte del Christo, un lauda de Cortona, requiere una técnica vocal muy distinta, con una voz más grave y abierta, y fue cantada a solo por Budzinska-Bennet –el programa fue pensado en principio para su interpretación a solo poresta intérprete. Algo que no dejó de sorprender a algunos tras el brillante trabajo conjunto, que elevó la temperatura musical y artística muchos grados por encima de la húmeda frialdad del ámbito sonoro recién estrenado