Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ICV pide reprobar a Societat Civil por supuestos vínculos con el franquismo

ICV propone elevar una queja al Parlamento europeo por el premio otorgado a la entidad

El presidente de Sociedad Civil Catalana, Josep Ramon Bosch.
El presidente de Sociedad Civil Catalana, Josep Ramon Bosch.

Iniciativa per Catalunya ha registrado este lunes una propuesta de resolución en el Parlament para que se eleve una queja al Parlamento Europeo por haber concedido a Societat Civil Catalana (SCC) el Premio Ciudadano Europeo del Año al sostener que es una asociación con vínculos con grupúsculos fascistas como la Fundación Francisco Franco o el Movimiento Social Republicano. El texto alude a que su presidente, Josep Ramon Bosch, se ha declarado admirador del líder fascista Blas Piñar. Para SCC se trata de acusaciones "graves e infundadas".

Son unas declaraciones graves e infundadas", señala Societat Civil en un comunicado

El texto, firmado por la portavoz del grupo Dolors Camats y por el diputado Jaume Bosch, sostiene que el galardón se concedió a la entidad a instancias del Partido Popular y que se fraguó en la delegación del Parlamento Europeo en Madrid formada básicamente por diputados del PP, PSOE y UPyD. La petición fue aceptada como es habitual, dice el texto, por la consejería del premio aunque diversos diputados mostraron en las actas sus reservas. Eurodiputados de Convergència, Esquerra, Iniciativa y Unió han presentado a la Cámara europea información sobre los vínculos con los grupos de extrema derecha y por ello instan a formalizar la queja.

Societat Civil denunciará las ‘estelades’ en campaña

Societat Civil Catalana ha anunciado este martes que denunciará ante el juez a todos aquellos alcaldes que permitan que se exhiban banderas independentistas en espacios públicos durante la campaña electoral. La entidad ha acordado esa medida después de que el juez admitiera a trámite su demanda contra el Ayuntamiento de Sant Cugat por haber colocado una estelada en la plaza Lluis Castells. El auto del juez rechaza la petición de colectivo de aplicar la medida cautelar de retirar ya la bandera aunque reconoce que representa una "cierta opción política" y señala que si la bandera continúa izada tras la convocatoria de elecciones deberían recurrir a la junta electoral. No se trata, afirman las mismas fuentes, de cuestionar la propaganda electoral y los carteles sino de las banderas izadas. Precisamente este mediodía, dirigentes del colectivo se han entrevistado con la alcaldesa de Sant Cugat, Mercè Conesa, también portavoz de CDC, que ha rechazado su petición de retirar la estelada que colocó en la plaza de delante de la estación a instancias de la Asamblea Nacional Catalana.

Los ecosocialistas sostienen que su propuesta, que se debatirá en la Comisión de Asuntos Institucionales, ha nacido en respuesta a una moción del Partido Popular que se debatirá en el Parlament la próxima semana para felicitar a Societat Civil Catalana por el galardón recibido. Un portavoz del partido ha sostenido que el texto de su resolución es una copia de la carta que cinco  eurodiputados catalanes (Ramon Tremosa, Ernest Urtasun, Ernest Maragall, Josep Maria Terricabres y Francesc Gambús) elevaron al Parlamento europeo. Los vínculos con los grupos fascistas se refieren a una comida organizada por la fundación Francisco Franco que se celebró en Gandesa en julio de 2013 en homenaje a Blas Piñar, ex dirigente de Fuerza Nueva, y Josep Ramon Bosch, ahora presidente de Societat Civil. La noticia, publicada por Nació Digital, incluía varios enlaces y un apunte de Bosch en su facebook en el que decía que Blas Piñar era una gran persona.

Fuentes de la entidad sostienen, sin embargo, que ese comentario en las redes sociales es falso y que Bosch solo acudió a esa cena de Gandesa para acompañar a su padre a la comida. El colectivo asegura que el Parlamento europeo ya ha contestado a la queja de los eurodiputados catalanes asegurando que el galardón se concedió acatando las cautas que se aplican en estos casos. La propuesta la formuló el eurodiputado popular Santi Fisas, que a su vez fue votada por los eurodiputados españoles. Posteriormente, la petición se elevó a un jurado que evaluó la solicitud y la validó.

Societat Civil ha emitido un comunicado lamentando "las graves e infundadas quejas" vertidas por Iniciativa a la que ha pedido una "rectificación inmediata". El colectivo señala también que el Parlament no ha de ser un órgano que cuestione las decisiones de la Cámara de Bruselas. "Desde nuestro nacimiento todas nuestras actividades y posiciones públicas han sido transparentes e intachablemente democráticas", señala la nota que interpreta que la resolución de los ecosocialistas supone la "instrumentalización" del Parlament para ponerlo al servicio del separatismo "criminalizando" a una "asociación cívica formada por ciudadanos independientes".

Por estas razones, SCC ha pedido a la Mesa del Parlament que no admita a trámite la propuesta de ICV, un partido al que ha pedido una "rectificación pública inmediata". "En los próximos días, la entidad solicitará a la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, y a los presidentes de los grupos parlamentarios una entrevista para poner de manifiesto su indignación por esta utilización sectaria y espuria de la institución", ha dicho Sociedad Civil Catalana.