Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

800 estudiantes desentrañan la ciudad con sus móviles

Alumnado de una 16 de institutos recorre Valencia resolviendo enigmas y retos de geolocalización

Estudiantes de Secundaria de 16 institutos valencianos en los jardines del MuVim. Ampliar foto
Estudiantes de Secundaria de 16 institutos valencianos en los jardines del MuVim.

Una viva animación juvenil se agitaba esta mañana en los jardines aledaños al Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad, de Valencia (MUVIM). Cerca de 800 alumnos de Secundaria y Bachillerato de 16 centros del País Valenciano se agrupaban antes de comenzar a recorrer la ciudad en grupos para participar en una actividad común denominada Valencianada (http://www.wmcproject.org/valencia/).

La actividad, organizada por la red docente 1Entretants (http://1entretants.ning.com/), formada por profesores de lengua, sociales e informática, parte de un ejercicio de geolocalización y conocimiento de la ciudad de Valencia, en la que participan los institutos de enseñanza secundaria (IES) Serpis, Isabel de Villena  y Jordi de Sant Jordi de Valencia, junto al Sant Vicent Ferrer de Algemesí, el N1 de El Puig, Escultor Francesc Badia de Foios, IES Massamagrell, Guillem Català de la Pobla de Farnals, L'Om,  dos IES de Requena (N. 1 y Oleana), el Quint de Riba-roja, Sanchis Guarner de Silla y Honori García de la Vall d’Uixó, además de La Nostra Escola Comarcal de Picassent,. 

Centros de enseñanza de otras cuatro ciudades (Alcoi, Zaragoza, Manresa y Barcelona, que fue la primera capital española en impulsar esta iniciativa) realizan actividades en el marco del World Mobile City Project (#WMCP15 en las redes sociales,  http://www.wmcproject.org/). "Para nosotros, se trata de un acontecimiento sociocultural y educativo en el que no siempre tenemos ocasión de participar los centros, por las dimensiones del trabajo, la interdisciplinariedad de la propuesta y el esfuerzo que supone", puntualizan los profesores que organizan esta movilización urbana. De hecho, llevan "todo el curso trabajando" en esta actividad, subraya Pilar García, profesora de valenciano, que ha pasado parte de la mañana, como el resto de coordinadores, en el salón de actos del MUVIM, donde estaba el centro neurálgico de la operación. Entre otros recursos, disponían de una pantalla grande para seguir la evolución de los grupos de estudiantes dispersos por la ciudad.

Provisto de una chapa que les identifica, los 800 jóvenes deben saber localizar cualquier punto de la ciudad mediante los medios clásicos, mapas de papel desplegables por ejemplo, o últimas tecnologías, como los móviles, las redes sociales, los códigos QR o la realidad aumentada. En grupos de cuatro, buscan cuatro o cinco puntos concretos de la capital, de los 70 disponibles. para ello disponen de tarjetones con realidad aumentada con los puntos a localizar, que van desde el Museo de las Ciencias a la Finca Roja, pasando por el Hospital la Nueva Fe o la Estación del Cabanyal.

"Son edificios emblemáticos no solo desde el punto de vista cultural, sino también por su valor social", apunta la profesora de valenciano. Como en "un Trivial oculto de la ciudad", disponen de pistas de localización ("parece un esqueleto, pero debéis mirar las esctructuras laterales que parecen ojos") y preguntas ("cómo se llama un determinado instrumento que demuestra la rotación de la Tierra y que se encuentra en el interior del edifico?").

Los profesores, desde MUVIM, dirigen la actividad y comprueban la evolución del ejercicio urbano. Controlan en todo momento dónde están los alumnos, "mediante herramientas de geolocalización", aseguran. Éstos hacen público el lugar que visitan con fotografias y vídeos que cuelgan en Instagram. Deben resolver enigmas literarios, arquitectónicos o históricos cuando se encuentran ante determinados elementos patrimoniales relevantes. Cuando eso sucede, se hacen un selfie para demostrar que el grupo ha estado ahí que ha acabado el trabajo.

Es una de las pocas actividades en los que no solo se les deja usar el móvil, sino que es condición indispensable para tener éxito en ella. "Han vuelto muy contentos", explica Pilar García, tras la experiencia. "Casi todos reconocen haber descubierto cosas nuevas que no conocían de su ciudad, con mayor razón los que han venido de fuera de Valencia".