Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para un ciclista que se negó a pasar el test de alcoholemia

El abogado defensor considera que la sanción penal solo castiga al conductor de vehículo a motor

El juzgado penal número 1 de Girona ha decretado el ingreso en prisión para Ruslan Kopchuk, un ciclista ucraniano que reside en Palafrugell (Baix Empordà) y que en marzo de 2013 se negó a realizar la prueba de la alcoholemia. Kopchuk fue detenido por la policía local y tras un juicio de conformidad fue condenado a pagar 960 euros de multa y 8 meses de retirada del carné de conducir. El ciclista, que tenía antecedentes por un delito contra la seguridad vial de 2007, no hizo efectivo el pago y la juez ha ordenado su encarcelamiento durante 115 días en sustitución de la multa impagada. Su abogado, Francisco Javier López, presentó ayer un recurso solicitando que se suspenda la ejecutoria y paralelamente también la cancelación de los antecedentes.

Los hechos tuvieron lugar el 21 de marzo del 2013, cuando Kopchuk había salido de su casa para dar una vuelta en bici por la zona del Faro de Sant Sebastià. Al volver pasó por el centro de Palafrugell y, según su versión, un individuo que no se identificó le dio el alto. El ciclista desconfió y no paró, igual que tampoco lo hizo cuando un coche se dirigió hacia él a toda velocidad. Unos metros más adelante encontró un coche patrulla. De acuerdo con su versión, varios policías salieron del vehículo le tiraron al suelo, le esposaron y le dijeron que se sometiera a la prueba de la alcoholemia. Según el ciclista, se negó a realizar el test por el trato recibido y la policía le detuvo.

Según su abogado, la pena por negarse a realizar la prueba es para conductores de vehículos motorizados y no se puede aplicar a una persona que va en bicicleta, cuya sanción es administrativa y no penal. Por eso, entiende que su cliente ha sido condenado por un delito “inexistente”.

El letrado mantiene que “no sería lógico que a un ciclista que se niegue a pasar el test de alcoholemia le condenen a quitarle el carné de conducir y a otro que no lo tenga, se le imponga solo una multa”. Esto, según él, además iría en contra del principio de “mismo delito, misma pena”. A mediados del año pasado López pidió el indulto al Consejo de Ministros y su cliente recuperó momentáneamente el permiso de conducir. Sin embargo, la medida de gracia fue desestimada a finales de enero de este año y volvió a perder el carné, que necesita para su trabajo de jardinero. Ante la imposibilidad económica de hacer frente a la multa, y teniendo en cuenta que le constan antecedentes, la juez ha decretado el cumplimiento de los 115 días de cárcel sustitutivo de la multa impagada. Dispondrá de un plazo de 15 días para entrar una vez se le haya notificado.

Su defensor -diferente del que le representó en la vista- argumenta “un error flagrante” en la hoja de antecedentes penales de Ruslan Kopchuk que, dice, recoge dos sentencias de 2007 por unos mismos hechos. El letrado ha presentado un recurso de nulidad para que se suspenda la ejecutoria ordenada y se cancelen los antecedentes penales. López asegura que su cliente tiene un antecedente contra la seguridad vial por haber dado positivo en 2007, por el que cumplió la retirada de carné en 2008. Según él, al cabo de tres años de haber cumplido la condena, el antecedente debería haber sido cancelado. En el caso que la juez cancelara el antecedente, esto permitiría suspender la condena.