Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada una red que traficaba con mujeres desde hace 16 años

Ofrecía a jóvenes nigerianas falsas ofertas de trabajo y en el caso de ser menores, estudios

Osaro J. B., un nigeriano de 55 años más conocido por Mister Bush o Tío Godwin, era el cabecilla de una organización dedicada a traficar con mujeres procedentes de Nigeria y a obligarlas a prostituirse en clubes de alterne y en el polígono industrial de Vicálvaro. Las víctimas eran sometidas a rituales de vudú delante de un brujo para que fueran siempre obedientes a la organización y no les denunciaran nunca a la policía. Los agentes de la Brigada de Extranjería y Fronteras ha arrestado a los siete integrantes y han liberado a 12 mujeres, entre ellas una menor de 15 años. La investigación ha permitido averiguar que el grupo llevaba funcionando unos 16 años.

La forma de actuar de la banda consistía en engañar a sus víctimas en Nigeria. Les ofrecían falsos contratos de trabajo o becas para estudiar en España. Después las trasladaban a la ciudad de Lagos en las que les facilitaban documentación falsificada o bien les proporcionaban alguna de una compatriota con características físicas similares. Después las llevaban a Casablanca (Marruecos) y desde ahí por vía aérea a Madrid.

Cuando llegaban a España les obligaban a pagar una deuda que supuestamente habían contraído en favor de la organización y cuyo montante oscilaba entre 45.000 y 60.000 euros. También les cobraban por otros conceptos como el alojamiento o la luz. “Cuando ya estaban en Madrid, las hacían nuevos rituales de vudú por la deuda. En caso de que se negaran a ejercer la prostitución, el propio cabecilla o alguno de los integrantes de la organización propinaban importantes palizas a las mujeres”, ha explicado esta mañana el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez.

Las mujeres eran distribuidas por clubes de alterne de toda España, pero en especial por la región madrileña. De hecho, habían elaborado un book con todas las mujeres que controlaban y los enseñaban a los responsables de los clubes. Eran los propios integrantes de la banda los que las llevaban a los distintos puntos para prostituirse y que las recogían a las horas. Se quedaban con toda la recaudación.

La organización tenía su base de operaciones en el distrito de Moratalaz, donde vivían las mujeres que estaban retenidas. El jefe de la organización llevaba un alto poder adquisitivo y realizaba frecuentes viajes a su país de origen.

A través de la documentación incautada, los agentes han descubierto que la organización funcionaba desde 1999. La operación continúa abierta ya que no se descartan más detenciones. Los arrestados están acusados de un delito por trata de seres humanos y otro de falsificación documental, además de inmigración ilegal. Los siete arrestados han ingresado en prisión provisional, tras pasar a disposición judicial.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha subrayado que desde que ella accedió al cargo, en enero de 2012, se han efectuado en la región 34 operaciones de este tipo en las que han sido detenidas 164 personas y liberadas 121 mujeres.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram