Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Jueces y elecciones

Salta la sorpresa en precampaña electoral: Chaves y Griñán, imputados por el Supremo

El ambiente es irrespirable. Si ya lo era cuando hace tres años se celebraron elecciones autonómicas bajo la sombra de los ERE, ahora se suman los casos de los cursos de formación y Madeja.

Solo en estas tres macrocausas están implicadas medio millar de personas, acusadas del uso fraudulento de fondos públicos. Abundan los políticos, empresarios y sindicalistas.

La causa de los ERE suma 266 imputados; la de los cursos de formación registra 90 órdenes de detención; el caso Madeja (sobornos a funcionarios a cambio de contratos), alcanza el centenar de encausados. Y quedan otros muchos casos, como el del Betis o los abiertos contra alcaldes de variado pelaje ideológico: desde el popular Gabriel Amat (Roquetas) a la socialista Pilar Sánchez (Jerez).

¡Pobre Andalucía! Si antes el azote eran los tópicos de pueblo dicharachero, juerguista y holgazán, ahora se presenta a esta tierra, desde determinadas tribunas interesadas, como un lugar en el que los chorizos campan por sus respetos. Los andaluces cargan con el estigma de corruptos.

En los días que quedan para las elecciones, se esperaban sorpresas judiciales. Y se han producido. Se pensaba que saldrían del despacho de la juez Alaya, como en anteriores vísperas electorales. Pero esta vez la sorpresa ha saltado desde el Tribunal Supremo. El magistrado Alberto Jorge Barreiro ha citado como imputados a los expresidentes Chaves y Griñán y sus exconsejeros Viera, Zarrías y Moreno.

El Supremo y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía procuran no interferir en las campañas electorales. El presidente de éste último tribunal lo recordaba: “Tenemos asumido los jueces, con carácter general, no entorpecer en períodos electorales”. Pero también añadía Lorenzo del Río: “el trabajo judicial debe seguir y no paralizarse meses y meses”. Y eso es lo que ha sucedido. El Supremo ha intervenido. ¿Tenía que anunciar esa citación a un mes de las elecciones? ¿No podría haber aguardado a citarlos al 23 de marzo?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin duda, esta munición que proporciona el Supremo será utilizada por la oposición hasta la saciedad. Lógico. Aunque, por el momento, el magistrado Barreiro no ha solicitado el suplicatorio, por ser los citados a declarar senadores o diputados al Congreso. Un paso previo necesario para procesarlos o inculparlos formalmente.

En ese enrarecido ambiente, más de seis millones de andaluces irán a votar dentro de un mes. Pensando en el siguiente paso del caso de los ERE o de cualquier otra macrocausa. Hartos de la corrupción. Deseosos de que el ambiente político se normalice y de que “crujan” a quienes hayan cometido alguna fechoría, como decía la presidenta Díaz. Y de que a quienes sean inocentes –como pienso que son Chaves y Griñán- los dejen de una vez en paz.

@JRomanOrozco

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS