Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aviso del sueldo de Villalabeitia

La retribución del presidente de Kutxabank está por debajo de la media del sector pero su filtración refleja la desazón en la entidad

La interesada filtración sobre el alcance del sueldo del nuevo presidente de Kutxabank (800.000 euros), con un abultado aumento (73%) respecto al de su antecesor, Mario Fernández, es interpretado en el banco vasco como un “aviso” a Villalabeitia. Hay cierta desazón en la zona noble de la entidad financiera por las primeras decisiones del presidente y en los tiempos que corren nada mejor que vocear este tipo de sueldos para crear alarma social.

Villalabeitia tiene un sueldo por debajo de la media del sector, pero nadie olvida el gesto de Fernández de rebajarse su nómina cuando más azotaba la crisis. Incluso, los ingresos que le correspondían como consejero independiente en el consejo de administración de Repsol entre abril de 2011 y el ejercicio de 2013 fueron ingresados por decisión propia en Kutxabank. Así lo ha confirmado el expresidente cuando fue preguntado por este diario sobre las cantidades recibidas por esta presencia en el consejo de Repsol, al que vuelve. Fernández percibió 147.162 euros en 2011 y en los años 2012 y 2013 la misma cantidad de 221.000 euros en cada uno de ellos.

En todo caso, el sueldo de Villalabeitia cuenta con el respaldo de la comisión de retribuciones y la sanción del consejo de administración. El caso de Xabier Sagredo está en la otra orilla: no tiene sueldo.

El presidente de la BBK sigue a la espera de que le confirmen cuál será su nómina y, de hecho, desde noviembre de 2013 no percibe remuneración alguna. Eso sí, sabe que en breve le comunicarán la cifra propuesta en los órganos internos de esta fundación y que podría rondar los 140.000 euros.

Esta situación creó perplejidad entre sus colaboradores más directos, aunque fue una decisión personal de Sagredo para evitar que entonces otras partidas de la estructura de BBK se vieran recortadas en el supuesto de que se tuviera que destinar una cantidad para el sueldo anual de la presidencia.