Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo cierra la crisis en la Xunta con otra apuesta por el continuismo

El presidente elige para Educación a su portavoz parlamentario del ramo y a su hasta ahora secretario general de Presidencia para Facenda

Que nadie espere una sorpresa cada vez que Alberto Núñez Feijóo acomete una remodelación de su Gobierno. Más allá de los nombres y de que estos encajen con las quinielas previas, el presidente de la Xunta ha optado por mostrarse siempre previsible en la formación de su gabinete. Este lunes se consumó la cuarta remodelación de Gobierno desde el primer triunfo electoral de Feijóo en 2009 y la pauta volvió a ser la misma: ningún fichaje inesperado sino personas bien conocidas, con años de trabajo a su lado y procedentes de escalafones inferiores. Valeriano Martínez, un estrecho colaborador de Feijóo en los últimos cinco años y medio como secretario general de la Presidencia de la Xunta, asumirá la Consellería de Facenda, mientras que el diputado Román Rodríguez, hasta ahora portavoz del PP en temas de Educación en el Parlamento gallego, asumirá esa cartera en el Ejecutivo autónomo, que lleva aparejada también el área de Cultura. Los dos nuevos conselleiros jurarán hoy sus cargos.

 Esta cuarta remodelación venía forzada por la decisión del presidente de sacrificar su Gobierno para dar la batalla en las ciudades en las elecciones municipales del próximo 24 de mayo. Diez días después de anunciarse que la hasta ahora conselleira de Facenda, Elena Muñoz, será la candidata del PP en Vigo y el de Educación, Jesús Vázquez, aspirará a la alcaldía de Ourense, el presidente cerró a media tarde de este lunes la crisis de Gobierno. La llegada de Martínez y Rodríguez implicará que el gabinete deje de tener mayoría femenina, como ocurría desde que el pasado junio Agustín Hernández dejase la Consellería de Infraestruturas para asumir la alcaldía de Santiago y cediese la cartera a su hasta entonces número dos, Ethel Vázquez. Ahora, en el Consello de la Xunta se sentarán cinco hombres, contando al presidente, y cuatro mujeres.

Román Rodríguez
Román Rodríguez

El nombramiento de Román Rodríguez (Lalín, 1968) para Educación y Cultura estaba cantado desde que el pasado domingo el presidente, en un gesto muy poco habitual en él, lo insinuase públicamente. Durante su presencia en Lalín en la Festa do Cocido, el jefe del Ejecutivo se permitió bromear: “Llegué aquí con dos problemas, pues tenemos que buscar dos conselleiros, y salgo con una solución”. Aunque no dio más pistas, todo el mundo lo interpretó como una señal de que el lalinés Rodríguez se haría cargo de Educación, área que ya llevaba en el Grupo Parlamentario Popular junto a los temas de ordenación del territorio.

Valeriano Martínez
Valeriano Martínez

Doctor en Geografía y profesor titular de la Universidad de Santiago, Rodríguez era uno de los puntales del PP en la Cámara, donde ejercía de viceportavoz del grupo. El nuevo conselleiro de Educación y Cultura está considerado por la oposición como una persona dialogante, cualidad que tendrá que exprimir en un departamento muy enfrentado a los sindicatos y al mundo cultural por los recortes presupuestarios y que vuelve a estar en el punto de mira de los colectivos en defensa del gallego tras los últimos datos que apuntan a una fuerte caída del uso del idioma propio entre los más jóvenes.

El nombramiento de Valeriano Martínez (Aldán-Cangas, 1961) recuerda al de Francisco Conde, quien, tras las elecciones autonómicas de 2012, pasó de asesor personal del presidente a conselleiro de Economía e Industria. Martínez también ha trabajado muy cerca de Feijóo como secretario general de la Presidencia en los cinco años y medio que lleva el PP en la Xunta. El presidente ya lo conocía de su etapa de conselleiro de Política Territorial con Manuel Fraga, cuando el nuevo titular de Facenda trabajó a sus órdenes como director general de Transportes. Anteriormente había ejercido durante siete años de director de Recursos Humanos del Sergas. Economista de formación, Martínez es el vivo retrato de la mayoría de los miembros del actual Gobierno, empezando por su presidente: un funcionario de la Administración autónoma que ha ido ascendiendo hasta situarse en un puesto político. Durante el Gobierno bipartito de socialistas y nacionalistas, Martínez dejó temporalmente la Xunta para trabajar como auditor en el Consello de Contas.