Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reabierto el tráfico de camiones a Francia cerrado por el fuerte viento

Los Mossos desvían los vehículos hacia La Jonquera (Girona)

Cuatro carreteras permanecen cerradas y en otras dos son obligatorias las cadenas

Camiones estacionados en la frontera de La Jonquera Ver fotogalería
Camiones estacionados en la frontera de La Jonquera

Francia ha abierto el tráfico de camiones, después de unas horas de cierre por el fuerte temporal de viento que azota este jueves las comarcas del Ripollès y el Alt Empordà, con rachas de hasta 173 km/h. A media mañana, las autoridades francesas habían prohibido el paso de caravanas y camiones por su territorio, lo que obligaba a que se quedaran estacionados en la Jonquera. Sobre las tres de la tarde unos 2.000 camiones ocupaban los aparcamientos en la zona fronteriza. También se ha visto interrumpido el servicio ferroviario en algunos tramos de las líneas R3 y R11. Los bomberos han tenido que hacer 30 salidas en dos horas y la flota pesquera del norte de la Costa Brava se ha quedado en tierra.

Los Mossos d’Esquadra han ido desviando el tráfico por la salida 2 de la AP-7 y concentrado camiones y caravanas en los diferentes parkings que dispone la Jonquera. Una vez sus 2.000 plazas han estado casi llenas, sobre las 14.30, han empezado a desviarlos por la salida 4 hacia aparcamientos de Vilamalla.

La circulación ferroviaria de la R3 entre Ripoll y Puigcerdà (Girona)  y de la R11 entre Girona y Figueres también ha quedado normalizada la tarde de este jueves, ha informado Renfe en un comunicado. Desde las seis de la mañana la línea R-3 entre Ripoll y Puigcerdà había quedado suspendida por miedo a que el fuerte viento de más de 120 km/hora pudiera desprender algún elemento sobre las vías.

A las 10 de la mañana se ha interrumpido la circulación de convoyes en la línea R-11, entre Figueres y Portbou y Renfe también ha suspendido el servicio de trenes entre Girona y Figueres de dos a tres. En total más de 15 trenes no han circulado y los pasajeros han hecho el trayecto por carretera con un servicio de autobuses contratados por Renfe.

Los Bomberos de la Generalitat han tenido que hacer una treintena de salidas, porque el viento se llevaba las planchas de la marquesina de una gasolinera y el tejado de un pabellón deportivo, arrancaba las señales de tráfico y en poblaciones como Llançà y La Jonquera han caído varios árboles. Incluso en Camprodón ejemplares de grandes dimensiones han aplastado a dos coches y otros dos vehículos y una motocicleta han sido dañados por una valla de hierro que ha cedido en l’Escala.

La flota pesquera de los puertos de Roses, Llançà y el Port de la Selva, principalmente, ha quedado amarrada en tierra. Desde principios de año los fuertes vientos de entre fuerza 8 y 10 que han soplado en el Cap de Creus ya les han impedido faenar una decena de días.

A consecuencia del temporal de nieve que azotó ayer Cataluña, cuatro carreteras de la red secundaria aún están cerradas y en otras dos es obligatorio el uso de cadenas, según el último parte de incidencias del SCT.

Protección Civil ha dado por finalizada la fase de alerta del plan Neucat decretada el martes pero mantendrá la prealerta por previsiones de posibles nuevas nevadas durante los próximos días de madrugada en cotas bajas del litoral de Barcelona y Tarragona.

Las precipitaciones serán aisladas y en forma de rocío de intensidad débil, y la cota de nieve se situará en torno a los 400 metros aunque puntualmente puede bajar a los 200 metros, ha informado este jueves Protección Civil en un comunicado.

Más información