La cúpula de Podemos pacta con su candidata el control de la campaña

El equipo de Pablo Iglesias negocia con Teresa Rodríguez unificar mensajes

La eurodiputada Teresa Rodriguez, en Cádiz.
La eurodiputada Teresa Rodriguez, en Cádiz.E. Ruiz

¿Va a ser Teresa Rodríguez la candidata de Podemos a la presidencia de la Junta de Andalucía? Todo apunta a que sí, pero no hay una afirmación contundente a esta pregunta por parte de la dirección nacional del partido que lidera Pablo Iglesias. El adelanto en más de un año del calendario electoral andaluz por la decisión de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, de romper con IU y disolver el Parlamento ha cogido a traspié a la mayoría de las formaciones. Pero en el caso de Podemos, además, sin estructura regional y con una incipiente implantación provincial en una comunidad donde casi 6,5 millones de personas van a elegir a 109 diputados a la Cámara autónoma el próximo 22 de marzo.

Antes de dar su apoyo inequívoco y definitivo, la dirección de Podemos quiere aclarar mensajes, discursos, candidatos y programa con la posible aspirante a la presidencia de la Junta bajo la marca de Podemos, la eurodiputada roteña Teresa Rodríguez. No se trata solo de respetar los tiempos de presentación de más candidaturas —el plazo acaba este miércoles— sino que el equipo de Pablo Iglesias quiere que todos los ingredientes de la campaña estén acordados, aseguraron fuentes de Podemos.

“Antes de involucrarnos con ganas hay cosas que hay que dejar claras y tener mensajes muy definidos”, añadieron los medios consultados, que reconocieron “tiras y aflojas” con la aspirante. Con todo, la candidatura de Teresa Rodríguez es la que cuenta con mayores posibilidades de salir adelante, porque los plazos apremian y tampoco parece probable que surjan en tan poco tiempo alternativas sólidas.

En este sentido, el salto del secretario de Organización de Podemos, el sevillano Sergio Pascual, al primer puesto de la lista está descartado, aseguran estas fuentes. Tampoco han fructificado fichajes como el del ex defensor de pueblo andaluz José Chamizo, quien también recibió una oferta del coordinador de IU de Andalucía, Antonio Maíllo, para encabezar la lista por Cádiz.

Los coordinadores se han visto con la eurodiputada para “limar enfoques”

El nivel de compromiso de la cúpula de Podemos con Rodríguez se resolverá probablemente este martes. Miembros del consejo de coordinación de Podemos tenían previsto celebrar esta tarde una reunión con la eurodiputada para “limar enfoques”. En este sentido, el equipo de Pablo Iglesias no entiende del todo el tándem de la eurodiputada con el líder jornalero, miembro de la Candidatura Unitaria de Trabajores (CUT) y portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Diego Cañamero. Este anunció a finales de diciembre su salida de Izquierda Unida y desde entonces sus apariciones con Rodríguez han sido continuas. La gaditana quiere contar con él en la lista al Parlamento andaluz por Sevilla, una posibilidad no contemplada en principio por la dirección estatal. Ante esta eventualidad, Izquierda Unida se regocija porque lleva años en los que su lista por esta provincia siempre ha estado condicionada por el minoritario pero decisivo apoyo de la CUT, organización a la que consideran alejada del votante urbano al que pretenden dirigirse y atraer para crecer.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La otra imagen a la que se ha asociado Rodríguez es con los trabajadores de Delphi, cuyos 1.800 empleados se quedaron de sopetón sin empleo en puertas de las elecciones andaluzas de 2008. Delphi destinó 120 millones de euros para pagar las liquidaciones, pero a lo largo de estos años la Junta, y en menor medida el Gobierno central, han destinado 305 millones en formación, prejubilaciones, incentivos e indemnizaciones. Rodríguez les ha prometido más soluciones que aún no ha detallado.

La preocupación de la dirección estatal de Podemos es que el mensaje o las acciones de Rodríguez, militante de Izquierda Anticapitalista, en la campaña enturbien o distorsionen la ruta de Pablo Iglesias de ocupar la “centralidad” de la política española. El objetivo principal de este partido es alcanzar el Gobierno central y esa meta se superpondrá a cualquier otra decisión o acción que las organizaciones territoriales de Podemos adopten, indican fuentes de la dirección.

En este sentido, la presencia de Íñigo Errejón y Sergio Pascual en la cúspide del comité electoral andaluz pretende mantener intacto el cordón umbilical con la estrategia y el discurso estatal. El resultado de las primarias de Podemos se conocerá el próximo lunes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS