Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una firma vizcaína se va a Cantabria sin oír la oferta del Gobierno vasco

Siban trasladará de Zierbena a Castro a su plantilla completa de 50 empleados

Euskadi pierde una empresa de 50 trabajadores con una cifra de negocio de 14,7 millones de euros en 2013. Siban, fabricante de cintas transportadoras, anunció este viernes la decisión de abandonar su planta de Zierbena y trasladar toda la producción a Castro Urdiales, distante a solo 19 kilómetros. La compañía vizcaína deja sus actuales instalaciones tras aceptar la oferta de suelo gratis que está ofreciendo el Gobierno cántabro. Los responsables de Siban aseguraron que han dado el paso de irse de Bizkaia tras no llegar a un acuerdo con las instituciones vascas cuando la empresa planteó ampliar sus instalaciones en su actual sede. Sin embargo, fuentes del Departamento de Desarrollo Económico aseguraron que “en ningún momento” la citada empresa se ha puesto en contacto con la consejería ni con la Spri.

Siban, perteneciente al grupo vasco Peosa, se instalará en una parcela de 25.000 metros cuadrados del polígono industrial Vallegón, en Castro Urdiales, donde abrirá una nueva fábrica tras invertir 15 millones. El proyecto prevé la creación de 100 empleos directos, además del traslado de los 50 empleados de su planta vizcaína.

El gerente de la compañía, Pedro Echevarría, y el director financiero Gonzalo Pérez hicieron pública esta decisión en una comparecencia junto al presidente cántabro, Ignacio Diego (PP), y su consejero de Industria, Eduardo Arasti. “El hecho es que estamos aquí y la razón es evidente: no nos atendieron como consideramos para encontrar la solución al problema que teníamos”, afirmó Echeverría para justificar la marcha del País Vasco.

En la decisión ha pesado sobremanera las condiciones que Cantabria está ofreciendo a empresas de otras comunidades. Siban se acoge al Plan de Comercialización de Suelo Público del Gobierno regional, que también facilita un préstamo participativo de tres millones a través de la sociedad pública Sodercan. Además, podrá acogerse a las ayudas a la innovación del Plan Innpulsa y a incentivos regionales.

Con estas mismas armas, Cantabria consiguió atraer a Tubacex, el grupo siderúrgico alavés que en 2013 decidió instalar en Marina de Cudeyo una planta para el desarrollo de servicios avanzados. El caso es diferente, dado que Tubacex mantuvo sus fábricas de Llodio y Amurrio. En el caso de Siban, en cambio, la empresa traslada a Castro Urdiales toda su producción.

Los directivos de Siban aseguraron que antes de aceptar esta oferta plantearon al Gobierno vasco y la Diputación de Bizkaia su intención de crecer para concentrar en una misma sede las producciones de Zierbena y Portugal. Sin embargo, la consejería que dirige Arantza Tapia negó este extremo: “En ningún momento la empresa ha mantenido un contacto con el Gobierno ni con la Spri”. La institución foral, por su parte, anunció que estudiará si el traslado supone un caso de deslocalización empresarial. El Ayuntamiento de Abanto-Zierbena, que conoció la noticia por la prensa, calificó de “sorpresa desagradable” la pérdida de la compañía.

Bizkaia llevó a los tribunales la marcha de Tubacex al considerar que Cantabria había incurrido en “competencia desleal”, pero la Comisión Europea avaló en octubre pasado el plan de suelo gratis que está ofreciendo el Ejecutivo cántabro. Con esta estrategia, Siban se suma a la lista de compañías que se han instalado en Cantabria. Esta comunidad ha conseguido captar de este modo a 45 compañías que han realizado una inversión de 100 millones y creado más de 1.000 empleos directos.