La Guardia Urbana da por cerrado el ‘caso Ciutat Morta’

El gerente niega que una maceta golpeara a un policía

Rueda de Prensa sobre el caso del 4-F.
Rueda de Prensa sobre el caso del 4-F.Massimiliano Minocri (EL PAÍS)

El actual gerente de la Guardia Urbana de Barcelona, Joan Delort, desacreditó ayer la versión ofrecida por el documental Ciutat morta en la que se aseguraba que el lanzamiento de una maceta desde una casa okupa fue el objeto que dejó en estado vegetativo a un agente de la policía local el 4 de febrero de 2006. En dicho documental, emitido en Cataluña con gran polémica posterior por cómo se cerró aquel caso, se relatan algunos episodios de aquel suceso, por el que fueron condenados nueve jóvenes. Entre ellos se encontraba Patricia Heras, que se suicidó en un permiso penitenciario. En la sentencia prevaleció la tesis de la fiscalía, que siempre ha asegurado que la agresión se produjo después de que tres de los jóvenes condenados lanzaran una piedra al agente desde la calle. Delort defendió ayer esta versión, que coincide con la del Ayuntamiento barcelonés.

El gerente de la Guardia Urbana criticó que el exalcalde Joan Clos difundiera, en un primer momento, que el objeto que lesionó al agente fuese una maceta lanzada desde el edificio okupa, de titularidad municipal. Delort aseguró que estas declaraciones generaron “un gran lío” dentro del Consistorio. Sostiene que en aquel momento, varias personas conocedoras del caso exclamaron con sopresa: “Pero ¿qué acaba de decir el alcalde?”.

Tras la emisión del documental han sido diversas las voces que solicitan la reapertura del caso para lo que sería fundamental conocer si existe el supuesto informe de la policía donde se habla de la maceta a la que se refería Joan Clos el día de los hechos. Delort negó ayer la existencia de este documento e insistió en que la versión de la fiscalía es la correcta.

Por otro lado, un sargento jubilado de la Guardia Urbana ha denunciado en un vídeo en YouTube que existen comportamientos irregulares y poco éticos de los agentes de la Unidad de Policía de Administración y Seguridad (UPAS), lo que sería equiparable a los antidisturbios de la policía municipal.

Las declaraciones del sargento José Martínez Díaz dan cobertura a las acusaciones efectuadas por Ciutat morta donde se asegura que los agentes pegaron a los arrestados y falsificaron pruebas y atestados. Martínez Díaz es rotundo al afirmar en sus vídeos que algunos agentes de las UPAS tienen comportamientos que “ni son éticos, ni se corresponden a un Estado de derecho” y “practican la violencia indiscriminada contra inmigrantes e indigentes”. El sargento acusa también a los alcaldes Clos, Hereu y Trias de mirar a otro lado ante el comportamiento de sus agentes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS