Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad de Lleida identifica una obra de Sorolla inédita

Se trata de una pintura al óleo sobre madera de 1881 que muestra un paisaje fluvial o lacustre

Imagen del 'nuevo' cuadro de Sorolla.
Imagen del 'nuevo' cuadro de Sorolla.

Investigadores del Centro de Arte de Época Moderna (CAEM) de la Universidad de Lleida (UdL) han identificado una pieza inédita del pintor valenciano Joaquín Sorolla (1863-1923). Se trata de un paisaje del inicio de su carrera artística, en 1881.

Hace dos años, expertos del mismo centro sacaron a la luz otro cuadro inédito del pintor valenciano, titulado Estudio de Cristo, datado en 1883 y perteneciente a la primera etapa de formación de Sorolla.

El cuadro identificado ahora es una pintura al óleo sobre madera de pequeño formato (34,6 por 16,8 centímetros), que muestra un paisaje fluvial o lacustre. Se cree que seguramente fue ejecutada del natural con una técnica muy depurada.

Los exámenes, basados en diferentes radiaciones electromagnéticas, visibles e invisibles, como la luz blanca, la ultravioleta, la infrarroja y los rayos X, han permitido al equipo del CAEM aproximarse al proceso de creación pictórica de la obra, confirmando los paralelismos técnicos y estilísticos entre esta pintura y el corpus de Joaquín Sorolla. La radiografía, además, ha puesto de manifiesto la presencia de una pintura subyacente, en la que se intuye la representación de un personaje.

Los expertos apuntan que Sorolla habría reutilizado una pequeña madera en la que previamente ya había una figura humana, muy probablemente pintada por el mismo Sorolla, encima de la cual pintó un paisaje valenciano.

Aunque no existe documentación sobre la creación de este cuadro, los investigadores han tomado como referencia la firma para datarla. Esta se corresponde con las rubricas de la primera época de Sorolla y en ella se intuye el número 81, año en que iniciaba su carrera artística.

La pintura evidencia el interés de Sorolla por el realismo y su gran destreza en la ejecución de las pinceladas rápidas y precisas. Tanto los investigadores del CAEM como Blanca Pons Sorolla, bisnieta del pintor y experta en su obra, destacan la excepcionalidad de esta pintura, ya que se conservan muy pocas de esa época inicial tan acabadas y con tanta calidad. Los propietarios de la obra, que la adquirieron como anónima en una subasta online, encargaron su estudio al CAEM en 2014 para determinar su autoría.