Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ejemplo Munir

El delantero regresa al Barça B y el filial gana tras cinco partidos

Munir, frente al Recreativo. Ampliar foto
Munir, frente al Recreativo. DIARIO AS

La temporada comenzó en el edén para Munir El Haddadi. Con 18 años y sólo cuatro partidos desde el inicio con el filial blaugrana, Luis Enrique lo fichó para el primer equipo. En el estreno de Messi y compañía en la Liga, frente al Elche (3-0), Munir marcó un gol. De la conquista del Camp Nou pasó acto seguido a ser seleccionado por Del Bosque, y se estrenó con la Roja frente a Macedonia en septiembre. “Quema etapas a una velocidad difícil de gestionar”, reflexionó, en su momento, el preparador azulgrana. Jugó 10 partidos con el Barcelona, siete de titular, aunque su poder goleador se acotó al día de su debut. Y cuando expiró la sanción a Luis Suárez, el protagonismo del madrileño se fue apagando. Y si en el primer equipo no lo necesitan, en el filial lo esperan con los brazos abiertos.

Los chicos de Eusebio andaban con el paso errante por la Segunda A. El Barça B se hundía en la tabla después de sumar cinco partidos sin conocer la victoria, cuatro sin marcar. “Seguro que van a ir a buscar a Munir”, se rumoreaba por el vestuario del Barça B a principios de la semana pasada. Y así fue. Después de jugar con el primer equipo frente al Elche en la Copa (0-4), el viernes se entrenó con el filial. “Le damos las gracias al primer equipo. Se adapta de maravilla y siempre tiene un rendimiento altísimo”, dijo Eusebio.

“Confío mucho en él; va a ser importante”, explicó el técnico Luis Enrique en referencia al extremo

Salió bien la estrategia. El Barça B se reencontró con el triunfo frente al Recreativo (3-1). “Ha bajado al filial porque no puedo garantizarle los minutos con los que contaba a principio de temporada, aunque los merece”, explicó Luis Enrique. “Volverá a ayudarnos”, añadió. “Confío mucho en él; va a ser importante”.

No le molesta a Munir su papel de revulsivo. La temporada pasada, con edad de juvenil, Eusebio ya lo había pescado para el filial. Sin embargo, cuando los chicos de Jordi Vinyals se jugaban la UEFA Youth League, el Haddami regresó con sus compañeros para coronar al Barça como el primer campeón de la Champions para los chicos. Esta temporada, el Barça B ya lo había buscado ante el Numancia (1-1). Y ayer volvió a tocar a su puerta, siempre con una particularidad: cada vez que pisa el Mini esta temporada lo hace de interior. “Se adapta a cualquier posición gracias a su calidad e inteligencia”, le piropeó el técnico del filial. “No sólo ha aportado juego sino también trabajo”, añadió Eusebio. “Y eso se tiene que valorar de un jugador que viene del primer equipo. Es un ejemplo para todos los que trabajan día a día con nosotros”.