El pacto de Mas con Junqueras deja sin definir la ruta a la independencia

CiU y Esquerra han de precisar los plazos para lograr la secesión y la vía para consumarla

Artur Mas, en el centro, con el consejero Francesc Homs, y la vicepresidenta Joana Ortega
Artur Mas, en el centro, con el consejero Francesc Homs, y la vicepresidenta Joana OrtegaMassimiliano Minocri

El acuerdo alcanzado el pasado martes entre Artur Mas y Oriol Junqueras para celebrar las elecciones catalanas el próximo 27 de septiembre tiene diversos flecos pendientes de cerrar sobre el camino a seguir para lograr la independencia. El presidente de la Generalitat anunció que CiU y Esquerra concurrirán a los comicios en listas separadas, pero con una “hoja de ruta” conjunta en la que deberán confluir los posicionamientos dispares que han mostrado ambos líderes en los dos meses que ha durado su desencuentro oficial.

El plazo de la independencia. Mas diseñó un plan para lograr la independencia en el plazo de 18 meses, como anunció el 25 de noviembre, y abogó por que la Cámara surgida de las elecciones redacte en ese tiempo una Constitución catalana que sería sometida a referéndum. En la escenificación del acuerdo del miércoles, Mas eludió cualquier plazo para consumar la secesión, no citó la palabra independencia, ni siquiera las elecciones plebiscitarias, que fueron otra de sus promesas en aquella conferencia. Por su parte, Oriol Junqueras, líder de ERC, declaró ayer en RAC1 que espera que 2016 sea el año en que Cataluña “ejerza la independencia” si hay una mayoría soberanista en las elecciones de septiembre. Hace apenas tres meses, el 17 de octubre de 2014, a Junqueras se le saltaron las lágrimas cuando exigió a Mas que convocase elecciones “por el amor de Dios”, para “proclamar la independencia cuanto antes”. 

Fechas y leyes

12 de enero. El Parlamento catalán empieza a discutir en comisión las enmiendas de retorno a los Presupuestos presentadas por la oposición. Nunca han prosperado y es de esperar que Esquerra retire sus objeciones para que las cuentas puedan seguir su trámite.

4 de febrero. Es la fecha prevista para el inicio del debate en pleno de los Presupuestos para 2015 y, como se prevé, aprobación final. Será la primera escenificación del pacto, después de que ERC hubiese presentado una enmienda a la totalidad que acabó retirando en diciembre.

"Legislación de Estado". Mas prometió que hasta las elecciones deberá aprobarse "la legislación que sea necesaria" para "culminar las estructuras de Estado". Esquerra apoyará todas las iniciativas en ese sentido.

Los acuerdos municipales. El acuerdo de Mas y Junqueras considera “prioritario” que nacionalistas y republicanos lleven su pacto a los Ayuntamientos tras las elecciones municipales del 24 de mayo. Algunas candidaturas de ERC no ven con buenos ojos la idea y ya se han apresurado a puntualizar que CiU no será su socio preferente a la hora de gobernar los pueblos y ciudades de Cataluña y que se abrirán a otras alianzas, incluso con partidos de la izquierda, como ocurre en la actualidad. El desmarque más significativo fue de Alfred Bosch, alcaldable de Esquerra en Barcelona y actual diputado en el Congreso, quien se apresuró a anunciar que pretende ser una alternativa al actual alcalde convergente, Xavier Trias, y que el acuerdo de Mas y Junqueras no condicionará su estrategia.

Los independientes y las listas. Una de las declaraciones más insólitas de las últimas semanas ha sido la exigencia de Artur Mas a Esquerra de que no incluyera personas de la sociedad civil en su candidatura y que le reservaran a él y a CiU ese protagonismo. Los republicanos acabaron aceptando la petición, pero el miércoles no se habló del tema. Está por aclarar si ambos partidos entran ahora en una disputa por atraerse a sus listas a los independientes. Uno de estos es Carme Forcadell, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Mas reconoció anoche en TV-3 que todavía no ha cerrado ninguna incorporación de independientes. El presidente de la Generalitat también abogó en su conferencia de noviembre por agotar la legislatura si no podía convocar elecciones plebiscitarias, pero tampoco lo cumplirá. Anoche declaró que el pacto logrado con Esquerra “no es la salida ideal”, pero sí la acordada y que, por tanto, la defenderá.

Los Presupuestos. Oriol Junqueras aseguró en octubre que nunca más volvería a votar unos “Presupuestos autonómicos”. Todo indica que no será así y que los republicanos iniciarán el próximo lunes una rectificación en toda regla y retirarán en las comisiones del Parlament las 12 enmiendas de retorno que, igual que el resto de partidos de la oposición, han presentado a las cuentas elaboradas por la Generalitat para este año. Será el primer trámite antes de la aprobación en Pleno, a primeros de febrero y, a cambio, Esquerra confía en alguna concesión por parte de CiU, que ambos partidos deberán negociar en los próximos días, seguramente a cuenta de incrementar alguna partida en el reducido gasto social.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Peridis

La comisión Pujol. Esquerra ha salvado a Mas, hasta en tres ocasiones, de comparecer en la comisión parlamentaria de investigación del caso Pujol, que afecta al expresidente catalán Jordi Pujol, imputado por la comisión de un presunto delito fiscal, junto a su esposa y tres de sus hijos. El pacto hace prever que los republicanos seguirán auxiliando a CiU, pese a proclamar que abogan por una Cataluña independiente “limpia de corruptos”. Mas declaró anoche su disposición a dar explicaciones, pero no concretó sí iría a la comisión de investigación, para ser interrogado por los partidos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS