Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rostros nacidos de la noche

El Macba estrena espacio expositivo con fotos interactivas

Las caras fotográficas interactivas, tal como está previsto que queden en la  nueva área del Macba.
Las caras fotográficas interactivas, tal como está previsto que queden en la nueva área del Macba.

Hasta el 24 de mayo, quien recorra la calle Montalegre no podrá evitar fijarse en los cuatro grandes rostros mirándole desde la vidriera del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba). Eso, de día, porque a medida que la oscuridad aumenta las fotografías van revelando elementos iconográficos hasta que, ya con la noche, su retroiluminación alumbra el entorno. Pep Dardanyà es el autor de la instalación fotográfica interactiva Car je est un autre, que ocupa El Gran Vidrio, nuevo espacio expositivo del museo concebido como un escaparate consagrado a proyectos de artistas nacionales y producidos ex profeso. De ese modo se atiende una reivindicación histórica del sector: abrir el Macba a su entorno más cercano y dar más visibilidad a la creación local. “Es una de las acciones de nuestro plan para descolonizar el museo y mostrar su compromiso con el contexto más próximo”, asegura el comisario Valentín Roma.

 Antropólogo de formación, gestor cultural de profesión (dirigió Can Xalant siete años y ahora es director del Espai Cultura Fundació Sabadell 1859) y artista de vocación, Dardanyà (Caldes d’Estrac, 1961) utiliza una frase de Rimbaud, que refleja la ambigüedad del artista ante la búsqueda de la identidad, para bautizar un proyecto de múltiples capas que enlaza un poeta del XIX con un artista etnólogo del XX y un artista antropólogo del XIX. Eso porque los rostros fotografiados por Dardanyà pertenecen a los bustos que Eudald Serra modeló durante sus viajes a África y luego fundió en bronce en Barcelona, propiedad del fondo del Museo Etnológico, que a partir del 7 de febrero se expondrán en el nuevo Museo de las Culturas del Mundo.

“Según Max Ernst, un collage es el acoplamiento de dos realidades en apariencia inacoplables, sobre un plano que en apariencia no se acopla a ellas; eso hice con ayuda del Photoshop, para que con la oscuridad se manifestara una nueva imagen, capaz de generar un significado diferente gracias a su luz interior”, indica Dardanyà.

En los rostros, como escarificaciones rituales, la noche revela los logotipos de cuatro campañas publicitarias (Olimpiada Cultural, BCN posa’t guapa, Fòrum de las Culturas y La millor botiga del món), emblemáticas del uso que Barcelona hace del arte y la cultura como motores económicos. “Se aborda la representación de la diversidad cultural, su trivialización y su utilización ideológica y económica”, añade Dardanyà, que ha introducido en cada imagen un código QR, que permiten acceder al perfil en Facebook de cada rostro. Allí Dardanyà publicará materiales sobre identidad y multiculturalidad, la hipocresía institucional y el uso del patrimonio en la construcción de la marca Barcelona.