Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes de Compromís, atentos a “las formas de vida de la gente”

Oltra, Morera y Ribó protagonizan una conversación pública sobre la gestión política de los conflictos y la diversidad

Ninguno de los tres es discutido en el proceso de primarias abiertas a la ciudadanía que Compromís culminará el 31 de enero porque los tres son los únicos en sus respectivas candidaturas. Y fue Joan Ribó, actual portavoz municipal y candidato a la alcaldía de Valencia, quien ofició de anfitrión de Mònica Oltra, candidata a la Generalitat, y Enric Morera, cabeza de lista por la circunscripción de Valenica, en un acto celebrado la noche del lunes en el Centre Octubre bajo el título La València que volem y planteado como una conversación pública.

“Hemos sufrido mucho en el parto del reglamento de primarias, pero ya estamos en campaña”, constató Morera, para empezar, en una referencia ineludible a las dificultades que encontró Compromís para ponerse de acuerdo. A partir de ahí, la conversación se centró en lo que Ribó describió como las políticas que deciden “la forma de vida de la gente”. El tema de la participación sirvió a Oltra para defender políticas que “gestionen los conflictos” y hagan “visible la diversidad”. “El PP ha ligado la valencianidad y la normalidad a votar y ser del PP”, denunció, para defender “una sociedad abierta e inclusiva del siglo XXI”.

Ribó planteó que la Ley de Señas de Identidad que promueve el PP “intenta volver a levantar elementos de intolerancia”, a lo que Oltra respondió: “Necesitan el conflicto”. Pero añadió: “No estamos en ese debate. la batalla de Valencia no volverá”. Y Morera rubricó: “Durante mucho tiempo nos han dividido y no caeremos en esa trampa”.

La defensa de políticas de movilidad diferentes dio pie a la candidata a la Generalitat a plantear que en la ciudad no se imponga “el desplazamiento a la socialización” y permitió que Morera invitara al candidato a la alcaldía a hacer de Valencia “una capital verde europea”. Ante unas 200 personas, los tres dirigentes apostaron por que las elecciones de mayo supongan “un salto cualitativo”, de forma que “no se gobierne para la gente sino con la gente”.