Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abertzalismo exhibe su músculo político en favor de los presos de ETA

Multitudinario respaldo en Bilbao al acercamiento en una marcha sin incidentes

Decenas de miles de personas exigieron el fin de la dispersión de los presos de ETA, en Bilbao.
Decenas de miles de personas exigieron el fin de la dispersión de los presos de ETA, en Bilbao. AFP

La red social Sare repitió ayer el éxito de respuesta en la calle que cada mes de enero consigue el entorno abertzalepara defender los derechos de los presos de ETA. Una multitudinaria expresión social reclamó ayer, sin pancartas y sin incidentes por las principales arterias de Bilbao, el acercamiento de los reclusos de la banda terrorista. En silencio, apenas roto en la recta final por gritos en favor de la vuelta a casa de los presos, alrededor de 75.000 personas —según datos de la Policía Municipal de la capital vizcaína— actualizaron una reivindicación que tiene pocos visos de prosperar por la actitud del Gobierno central y la negativa de ETA a cumplir con los requisitos de la legislación penitenciaria.

En clave política, las organizaciones abertzales demostraron de nuevo su músculo político como ya es habitual en cada una de sus apuestas políticas más estratégicas Aunque los promotores de Sare han pretendido evitar la participación en clave partidista para fomentar una idea de mayor pluralidad en la respuesta, el espíritu de la convocatoria se asocia al abertzalismo. Así, los principales dirigentes de las formaciones representadas en EH Bildu compartieron la calle junto a los secretarios generales y cuadros de los sindicatos mayoritarios vascos ELA y LAB, a quienes ayer se sumaron representantes de CC OO. Pero la movilización estuvo precedida de la adhesión al manifiesto de la convocatoria por parte de personalidades vinculadas a los ámbitos social y cultural de Euskadi sin adscripción a fuerzas abertzales y que participaron ayer en el acto. Sin embargo, el PNV no secundó esta manifestación a pesar de apoyar el acercamiento de los presos de ETA por entender, precisamente, que obedece a una estrategia política de la izquierda abertzale.

La marcha de ayer, con algunos gritos a favor de la amnistía y de la vuelta a casa de los preesos, se prolongó durante algo más de media hora. Desde las torres de sonido colocadas a primeras horas de la mañana dentro del acondicionamiento del recorrido, los participantes fueron conociendo la evolución de las dos columnas que partieron sin pancarta alguna de La Casilla y el Ayuntamiento de Bilbao para confluir en la plaza de Zabálburu y siempre precedidos por familiares de presos de ETA.

Tras concluir el recorrido se celebró un acto con bertsolaris y músicos. Asimismo, Fermin Muguruza y Saroi Jauregi, junto a los integrantes de Etxerat Hegoa Arakama y Maite Mangado, leyeron en euskera, castellano, inglés y francés un comunicado en el que exigieron el regreso a Euskadi de los reclusos. Junto a las reivindicaciones, el texto hacía especial incidencia en “avanzar como sociedad” para “cambiar esta situación” y en esa línea señalaron los distintos portavoces que el “pilar fundamental” pasa por seguir “tejiendo y profundizando una red ciudadana que aúne sensibilidades diversas”. Así, reclamaron “una red que vaya más allá de siglas y objetivos políticos concretos”. En su reciente comunicado, el colectivo de presos de ETA incidía en la importancia del “apoyo de la ciudadanía” para conseguir sus objetivos penitenciarios.

Una hora después de este acto de Sare, alrededor de mil personas secundaron en el Casco Viejo de Bilbao una segunda manifestación en apoyo a los presos de ETA, convocada por Amnistia ta Askatasuna (ATA). Este colectivo rechaza la línea oficial de la izquierda abertzale y Sare, y en su movilización, según informa Efe, se corearon lemas en euskera como Sin amnistía no hay paz y se arrojaron pasquines y varios petardos, sin que se produjeran incidentes.