Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barceló apuesta por Barcelona con un nuevo hotel en el Eixample

La cadena ultima el acuerdo para abrir un establecimiento frente a la Casa de les Punxes

La fiebre hotelera que padece Barcelona sigue en alza. Barceló Hotels & Resorts ha decidido abrir un nuevo establecimiento en la ciudad, que ubicará en el número 414 de la avenida Diagonal, en la confluencia con la calle Bruc, frente a la Casa de les Punxes. La compañía confirmó ayer a este diario que ultima un contrato para ocupar en régimen de alquiler el inmueble, actualmente ocupado por oficinas, y abrir un hotel de cuatro estrellas superior con poco más de cien habitaciones.

La cadena, la cuarta mayor de España, prevé poder abrir sus nuevas instalaciones durante 2016. La compañía mostraba desde hace tiempo interés en encontrar un espacio adecuado en el Eixample, cerca del centro de la capital, después de la experiencia que le han dado los hoteles que gestiona en la estación de Sants y en la rambla del Raval (tiene otro en la zona del Fòrum). Y al final ha encontrado el lugar, si bien el tamaño del nuevo hotel será inferior al que acostumbra a gestionar la firma. De ahí que se esté planteando abrir un hotel boutique, pensando más en turistas que en clientes de negocios.

Barcelona suma nuevas inversiones en hoteles  pese a tener ya una oferta de 35.000 camas

Barceló negocia con los propietarios la fórmula del contrato, aunque muy probablemente serán estos los que efectuarán la inversión necesaria para convertir el edificio en un hotel, aunque la cadena estaría dispuesta a financiar parte de las obras. Adecuar el inmueble podría tener un coste de menos de tres millones de euros.

Aunque los hoteles de lujo proyectados por Hyatt en la torre Agbar y Four Seasons en la sede de Deutsche Bank (al final del paseo de Gràcia) son los que generan mayor interés serán los que tardarán más en llegar a Barcelona. Mientras tanto, la ciudad irá estrenando nuevos establecimientos. Este año está previsto que medio millar de plazas hoteleras se sumen a las 35.000 ya existentes, según la contabilidad que lleva a cabo el Gremio de Hoteles de Barcelona. La limitación de aperturas de nuevos establecimientos en Ciutat Vella ha provocado que el interés de los grupos hoteleros se haya centrado en el Eixample.

Los hoteleros hacen caso omiso a algunos informes que avisan de que los precios por habitación están sufriendo para no bajar, lo que podría denotar un exceso de oferta. Aunque el pasado verano se produjo un cambio en esa tónica, cuando a pesar de que bajó la ocupación hotelera se dispararon los precios de los hoteles de cuatro y cinco estrellas. La capacidad de Barcelona para seguir atrayendo turistas (7,5 millones de visitantes extranjeros durmieron en un hotel en 2013) es la que continúa convenciendo a los inversores de que los hoteles seguirán siendo rentables.

Más información