Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lissavetzky denuncia la pérdida de empleos municipales

El PSOE critica que la alcaldesa se "desentienda por completo" de los servicios municipales

El portavoz socialista en el ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky. Ampliar foto
El portavoz socialista en el ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky.

Veinte trabajadores que prestan sus servicios en diversos centros municipales de Retiro desde hace años perderán su empleo hoy, ya que la empresa contratista “rompe con la costumbre de subrogar a la plantilla”. Así lo denunció ayer el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Jaime Lissavetzky, que visitó el centro de mayores Pío Baroja, en Retiro, donde hasta ayer trabajan algunos de los afectados por los recortes aplicado por una filial de Ferrovial, adjudicataria de servicios de asistencia.

“Estamos ante un modo de gestión dominado por el capitalismo salvaje”, declaró Lissavetzky, que afirmó que estos despidos forman parte de una “gestión errónea que consiste en contratar empresas con el único criterio del presupuesto más bajo sin mirar la calidad del servicio, los medios disponibles y la plantilla”.

La alcaldesa, Ana Botella, actúa “como una simple contable”, en opinión de Lissavetzky, que señaló que “ya se han visto los efectos de este capitalismo salvaje con la limpieza de las calles, las guarderías infantiles y polideportivos”. El edil socialista criticó que la alcaldesa se “desentienda” por completo de los servicios. “No basta con contratar a una empresa, hay que preocuparse por lo que ocurre después; hasta hace poco la práctica habitual consistía en que una gran empresa acudía al concurso y, una vez obtenida la adjudicación, subcontrataba a otra empresa más pequeña que siempre subrogaba la plantilla”.

Sistema pervertido

“La crisis económica ha pervertido el sistema y, con cada renovación, los trabajadores sufren recortes que se ven obligados a aceptar con tal de mantener el puesto; la adjudicación a la oferta económica más baja ha deteriorado aún más la situación y en este caso se prescinde de la plantilla. Botella no puede refugiarse en que no es asunto suyo porque estos servicios son competencia municipal”, advirtió.

Según el portavoz socialista, el modelo de gestión impuesto en el Ayuntamiento “convierte a los trabajadores en peones eliminables”. Por otra parte ,Lissavetzky ha negado las afirmaciones de la alcaldesa sobre el “saneamiento de las cuentas municipales”. “Lo único que ha hecho es actuar como una contable que traspasa dinero de unas partidas a otras”. Así, este año “ha recortado 36 millones de las partidas sociales para atender imprevistos, y los presupuestos aprobados para 2015 dedican veinte de cada cien euros a pagar dinero a los bancos”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram