Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presupuestos de las universidades caen pese a las promesas del Consell

En 2015 gastarán en conjunto 976 millones frente a los 1.166 de hace cinco años

Los rectores de las universidades públicas valencianas en un acto de la Sociedad Económica de Amigos del País.
Los rectores de las universidades públicas valencianas en un acto de la Sociedad Económica de Amigos del País.

El último acuerdo entre el Gobierno valenciano y los rectores sobre el pago parcial de la llamada deuda histórica ha amortiguado en parte la caída de los presupuestos de las universidades públicas, pero no ha conseguido invertirla, a tenor de las cuentas aprobadas estos días. Si en 2009, las universidades valencianas consignaron un gasto de 1.166 millones de euros, el año que viene a duras penas alcanzarán los 976 millones de euros, tras cinco años consecutivos de caídas.

La Universitat de València, la última en aprobar sus cuentas, tiene previsto dar luz verde hoy a un presupuesto para 2015 que es un 0,10% inferior al de este año y que no llegará ni a 320 millones de euros. “El presupuesto de 2015 es menor”, subraya el vicerrector de Economía e Infraestructuras, Juan Luis Gandia, “a pesar del nuevo convenio”. Un acuerdo que la Generalitat prevé ratificar el próximo 30 de diciembre y con el que se pretende liquidar la mitad —cerca de 400 millones— de la deuda que la Administración valenciana arrastra con las universidades públicas y que se plasmará en la firma de cinco convenios bilaterales.

En realidad, “el aumento presupuestario debería notarse, por la aplicación del convenio, a partir de 2016”, anticipa el vicerrector de la Universitat de València, porque es entonces, pone como ejemplo, “cuando incluirá lo que falta de los 13 millones de Veterinaria”. El caso de la carrera de Veterinaria refleja el tiempo perdido en materia de financiación universitaria pública en la Comunidad durante la crisis, en una pendiente de presupuestos descendentes que no cesa desde 2009.

Los números de 2015

j. m. j.

En 2009 los presupuestos de las universidades públicas valencianas sumaban 1.166 millones de euros; este año se habían reducido hasta los 1.008 y el próximo se quedarán en 976.

El nuevo presupuesto de la Universitat de València se congela en 319 millones. El de la Politécnica se reduce en 33 millones (333); La Jaume I pierde casi cinco (91), la de Alicante sube algo más dos (173,8) y la Miguel Hernández, tres (90,8).

La financiación que en 2009, recibía el sistema público universitario de la Generalitat era de 800 millones. En 2015 las transferencias serán de 665, igual que este año.

Tras el acuerdo alcanzado, el Consell prevé firmar el día 30 convenios bilaterales con las universidades públicas por los que reduce la deuda histórica de 768 a 391 millones.

 La Generalitat asumirá deuda de las universidades de Alicante (40 millones), Jaume I (21), Politécnica (117) y València (104). La Miguel Hernández, sin deuda, recibirá seis millones para gastos corrientes.

El presupuesto de la Generalitat en 2015 para inversión en los campus es de seis millones de euros.

Los presupuestos de de la Universitat para 2015 incorporan una transferencia de solo 1,3 millones, como parte de los 13 millones a transferir por el Consell hasta 2017, para la construcción y equipamiento de la clínica veterinaria imprescindible en esta carrera fuertemente experimental. La valenciana es una de las pocas autonomías sin estudios públicos de Veterinaria, a pesar de estar en condiciones de implantarlo desde el curso 2010/2011. Mientras, la oferta privada se ha duplicado con el nuevo título de la Universidad San Vicente Mártir.

La Universitat Jaume I incluye también dos millones en obra nueva para otra infraestructura pendiente: la Facultad de Ciencias de la Salud. Aún así, la universidad castellonense reduce sus presupuestos en más de tres millones, un 3,4% menos que este año. Las cuentas de la Universidad Politécnica de Valencia se quedan en casi 300 millones de euros, un 10 % menos que el año anterior. Los ingresos previstos disminuyen por el descenso de créditos matriculados y las aportaciones del Gobierno para programas internacionales de intercambio de alumnos.

Por el contrario, experimentan ligeros aumentos para el próximo ejercicio, las universidades de Alicante (1,4%) y Elche (4,15%). La primera debe recibir una aportación extraordinaria para infraestructuras según el convenio de la deuda histórica pendiente de firmar. Para la Miguel Hernández el convenio supondrá unos ingresos adicionales de 6,3 millones de euros. Esta es la única universidad que recibirá esta inyección singular para gastos corrientes porque no ha recurrido al endeudamiento. Según el acuerdo global, el Consell asume la titularidad de parte de la deuda financiera y “otro endeudamiento” de las restantes, que va desde un máximo de 117 millones para la Universidad Politécnica a los 21 de la Jaume I, además de los 104 de València y los 40 de Alicante.

El acuerdo de la deuda histórica “mejora el balance”, puntualiza el gerente de la Politécnica, José Antonio Pérez, con la disminución de acreedores y de los gastos financieros, un problema mayor cuanto mayor es la universidad. Pero “no contiene la caída de la financiación anual”. Subsiste “un problema grave”, subraya Vicent Climent, rector de la Jaume I y portavoz de la conferencia de rectores, “la Generalitat nos está pagando al conjunto del sistema público universitario 135 millones menos que al principio del Plan Plurianual de Financiación”. Esa financiación, que en 2009 era de 800 millones, en 2015 es de 665 millones, la misma de 2014.