Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La junta de la prisión concede el régimen abierto a José Luis Núñez

El expresidente del Barça entró el 16 de noviembre en Quatre Camins para cumplir una pena de dos años y dos meses

Josep Lluís Nuñez llega a la Audiencia con su abogado en 2011.
Josep Lluís Nuñez llega a la Audiencia con su abogado en 2011.

El expresidente del FC Barcelona Josep Lluís Núñez Clemente se comerá los turrones en casa. La junta de tratamiento de la prisión de Quatre Camins le otorgó la semana pasada el tercer grado penitenciario, lo que le permitirá abandonar la cárcel en la que ingresó el 16 de noviembre y acudirá solo a dormir de lunes a jueves.

La aplicación de la medida está pendiente de la ratificación de la Secretaría de Servicios Penitenciarios de la Generalitat, pero se da por hecho que avalará la decisión de la junta de tratamiento y que a partir del próximo día 23, a más tardar, el conocido empresario pasará el día fuera de prisión.

Núñez tiene 83 años y entró en prisión junto a su hijo, José Luis Núñez Navarro, para cumplir cada uno una pena de dos años y medio por participar en la trama de corrupción y sobornos de los inspectores de Hacienda en Cataluña y que implicó a diversos constructores.

La junta de tratamiento de Quatre Camins ha considerado en su decisión la edad del expresidente barcelonista, el hecho de que haya abonado con su hijo los tres millones de euros de multa que le impuso el Tribunal Supremo -que redujo la pena inicial de seis años de la Audiencia de Barcelona- y la consideración de que puede continuar el tratamiento penitenciario fuera de la cárcel. El encarcelamiento de Núñez fue ordenado por la Audiencia de Barcelona sin esperar a que el Gobierno resolviera sobre la petición de indulto, en la que tanto el tribunal sentenciador como la Fiscalía Anticorrupción informaron en contra. Los jueces, además, consideraron que las posibilidades de que prosperase la medida de gracia eran “prácticamente nulas” y recordaron que el constructor “no ha dado la menor muestra de arrepentimiento”.

En el caso de Núñez hijo fuentes penitenciarias consultadas explicaron que también se beneficiará del régimen abierto y que antes de que finalice el año pasará el día fuera de la cárcel.

Cristóbal Martell, abogado de ambos presos, defendió ayer la clasificación en tercer grado de sus clientes al recordar que se trataba de hechos ocurridos hace más de 20 años y que los retrasos en la tramitación de la causa eran ajenos a ellos. También recordó que Núñez padre e hijo no fueron condenados al pago de responsabilidad civil.

La concesión del tercer grado penitenciario a Núñez por la junta de tratamiento de la cárcel se suma al régimen abierto conocido también esta semana del que disfruta Lluís Gavaldà, el principal condenado por el caso Pallerols. El recluso, que fue director general de Empleo de la Generalitat cuando se desviaron los fondos destinados a la formación de parados, fue condenado a año y medio de cárcel por malversación. Al cabo de 73 días disfrutó de un permiso y cuando regresó ya empezó a disfrutar del tercer grado.

El diputado de la CUP David Fernández reprochó a Artur Mas la concesión de ese beneficio en la sesión de control y el presidente de la Generalitat esgrimió que también beneficiaba al 22% de los presos. Olvidó recordar que en la práctica totalidad de los casos de delincuentes comunes, han de tener cumplida la mitad de la condena para lograr el tercer grado y abonar la responsabilidad civil derivada del delito.

Después de que EL PAÍS difundiera la noticia, el grupo parlamentario de ICV impulsó una reprobación del consejero de Justicia, Germà Gordó, así como la petición para que fue revocado el tercer grado a Gavaldà. Los ecosocialistas se quedaron solos en el intento, pues ningún otro grupo se sumó a la petición para incluir ese punto en el orden del día del pleno que finaliza hoy y poder votar la reprobación. Al final, ICV llevará el tema a la comisión de Justicia del Parlament.

El PP se sumó ayer a las críticas y reclamó la comparecencia del consejero para que explique la concesión del tercer grado a “un político de CiU condenado por corrupción”.