Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos de la Hispalense piden la dimisión del rector

El consejo solicita también que dejen su cargo la secretaria general y la vicerrectora de estudiantes de la Universidad de Sevilla

El rector de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano. Ampliar foto
El rector de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano.

El Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) ha decidido pedir la dimisión del rector de la Hispalense, Antonio Ramírez de Arellano. En una sesión extraordinaria de pleno celebrada este martes, los estudiantes han considerado que deben cesar de su cargo tanto el máximo dirigente de la institución como la secretaria general, Concepción Horgué, y la vicerrectora de estudiantes, Pastora Revuelta. “La petición de dimisión se fundamenta en los problemas de gestión de todo el mandato rectoral, y no solo en los acontecimientos acaecidos el pasado 11 de diciembre”, han señalado los estudiantes, que a partir de enero convocarán un referéndum en la comunidad educativa para proceder a la petición formal a través de un escrito y realizarán un encierro.

La fecha a la que hacen referencia es al pasado viernes, cuando alrededor de 300 alumnos boicotearon la sesión de la Mesa del Claustro en la que se celebraba el debate y la votación del proyecto de reforma estatutaria, un texto que no cuenta con la aprobación de los estudiantes. Según la Universidad, esa sesión se aplazó "por razones de calendario"."Era prácticamente imposible celebrar tres Claustros, uno de debate y dos de votación, en lo que resta de calendario docente", señaló la institución en un comunicado en el que condenó también las "actuaciones violentas" de algunos de los participantes en el boicot, un comportamiento que los alumnos niegan.

Según los estudiantes, la modificación del modelo de evaluación que plantea la reforma estatutaria reduce el número de exámenes parciales en las asignaturas cuatrimestrales y establece que las pruebas parciales supondrán el 30% de la nota de la asignatura y que el 70% corresponderá al examen final, lo que puede mermar las posibilidades de aprobar y va en detrimento de la evaluación continua. “Esta medida se ha tomado de forma unidireccional y sin diálogo con los estudiantes”, ha destacado Alfonso Torres, portavoz del Cadus.

Los alumnos han destacado este miércoles que la decisión adoptada está muy meditada y se debe también a la falta de transparencia y de atención a diferentes problemas de infraestructuras que sufre la universidad. “A lo largo de su mandato hemos sufrido muchos desencuentros. En este caso lo que le solicitábamos es un marco de diálogo alternativo al establecido en el Claustro para tratar el tema relativo a las evaluaciones en la nueva normativa, pedimos una solución política”, matiza Torres. Según alegan los estudiantes, la comisión que ha redactado la norma solo cuenta con un 30% de su representación, mientras que podrían haber tenido más presencia si se hubiese gestionado a través la comisión de docencia, en la que tienen un 50%. “Para una norma que afecta de forma tan directa a los estudiantes, deberían de habernos implicado más”, reclama Torres.

A esta queja le suman una demanda de elecciones parciales al Claustro para completar las vacantes vacías que suponen su 30% de representación en el órgano. “Las pedimos en otoño de 2013 y no se ha abierto convocatoria en todo este año. Las acaban de abrir para enero de 2015, después de lo sucedido en el pasado viernes 11, y en época de exámenes. Además, apenas servirá porque las sesiones para aprobar la reforma estatutaria se celebrarán en el mismo mes”, concluye Torres.

La Universidad de Sevilla ha preferido no hacer declaraciones respecto a la decisión del Cadus de pedir las tres dimisiones. Solo este martes, fuentes de la institución han repetido que se aplazarán las reuniones a enero y que también convocarán ese mes las elecciones para cubrir todas las vacantes del Claustro. "La Mesa del Claustro ha decidido convocar, como estaba previsto, elecciones para cubrir todas las vacantes en este órgano colegiado: una del sector A (profesores funcionarios), cuatro del B (profesores no funcionarios) y 41 del C (Estudiantes). Como se recordará, 27 de estas plazas del sector estudiantil no se cubrieron en su momento por falta de candidatos", se lee en el comunicado de la Hispalense.

Más información