Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sacristán toma el mando del PSdeG coruñés sin sellar la fractura interna

Los derrotados en las primarias quedan fuera de la nueva dirección provincial

Sacristán y Besteiro, en la clausura del congreso
Sacristán y Besteiro, en la clausura del congreso

El veterano alcalde de Culleredo, Julio Sacristán, reciente vencedor de las elecciones primarias para elegir secretario provincial del PSdeG en A Coruña, ha tomado este sábado oficialmente el mando del partido en un congreso extraordinario que no ha logrado cerrar la fractura abierta en la organización. La nueva ejecutiva de Sacristán no ha integrado a los derrotados en las primarias, entre los que figuraban las direcciones locales de las principales ciudades de la provincia, que han evitado dar su respaldo al equipo recién elegido. La lista de Sacristán, la única presentada, tuvo que conformarse con el 62% de los votos de los delegados. La fractura en el socialismo coruñés ya provocó hace semanas la renuncia del anterior secretario provincial, Francisco Caamaño, cuyos detractores, sin embargo, salieron derrotados de las primarias.

En su discurso ante el congreso, Sacristán ha llamado a la "unidad" del partido y ha avanzado que intentará propiciar "un clima de diálogo, respeto y confianza" entre los socialistas coruñeses para presentarse ante la sociedad como "la única alternativa posible de cambio posible frente a la derecha". "Estamos en condiciones de ser el motor del cambio político una vez más porque somos más necesarios que nunca", ha afirmado.

En su intervención, Sacristán ha tratado de mostrarse conciliador pese a la falta de integración y se ha comprometido a "no usar la estructura provincial contra nadie" sino "a favor de todos". "No creo en los contrapoderes, en los individualismos ni en los reinos de taifas. Creo en la unión, en el trabajo de equipo y en la política al servicio de la ciudadanía", ha manifestado. El congreso puso de manifiesto que Sacristán no ha logrado cerrar las heridas con su rival en las primarias, el alcalde de Oroso, Manuel Mirás, y tampoco ha podido fraguar finalmente el principio de pacto que había alcanzado con el regidor de Ares, Julio Iglesias, quien no había reunido los avales suficientes para presentarse a las primarias, pero que cuenta con importantes respaldos en la comarca de Ferrol.

"Espero y deseo que esta sea la casa de todos y todas", ha insistido el también alcalde de Culleredo en su discurso ante los delegados acreditados a un congreso que comenzó con la lectura de un manifiesto a favor de los trabajadores de Alcoa. Para Sacristán, este sábado "comienza una nueva etapa" en la que ha invitado a "participar a todos". "Afronto este recorrido con ilusión y optimismo, pero también con responsabilidad, consciente de los retos y dificultades que nos esperan", ha afirmado.

A la clausura del congreso también ha asistido el secretario geneeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, quien se ha comprometido a "apoyar en lo que pueda" a Sacristán, aunque alguna vez" puedan "discrepar". "Tiene por delante un reto muy importante como son las elecciones municipales que empiezan ya",  ha advertido Besteiro.

"La crisis se llevó por delante muchas cosas y la gente mira ahora de nuevo lo que le pueden ofrecer los socialistas frente a una derecha que se hunde", ha apuntado el líder de los socialistas gallegos, quien ha demandado "valentía para aplicar los valores socialistas en la búsqueda de una mayor igualdad", "dejando atrás el empobrecimiento provocado por las políticas del PP". "Nosotros somos un partido municipalista, tenemos que estar cerca de los ciudadanos", ha manifestado.