Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecos del Paleolítico llegan a la ciudad

El músico vasco Neønymus da dos conciertos en la capital

Sus instrumentos van de la flauta de hueso prehistórica a los ‘loops’ electrónicos

Neønymus toca este fin de semana en Madrid. Ampliar foto
Neønymus toca este fin de semana en Madrid.

Neønymus solo necesita dos metros cuadrados y los impactantes cinco primeros minutos de sus conciertos para transportar al que le oye a otros tiempos, a otros ritmos. Golpes y mantras conseguidos con su voz y sus variopintos instrumentos, que van desde los propios de la música electrónica hasta un tronco de árbol, crean melodías a las que el público no está aconstubrado, pero que podrá oír y experimentar hoy y mañana en dos salas de la capital. Un viaje que va desde el Paleolítico hasta un club de jazz.

Neønymus es el proyecto de Silverio Cavia (Bilbao, 1969). Este músico afincado en Covarrubias (Burgos) comenzó hace cuatro años a trabajar en esta idea en la que la música le hace conectar a él y al que la presencia con lo más ancestral del hombre. Su interés era remover el interior del que la escucha. Para él la música es el mayor transmisor emocional.

Neønymus tiene
i
nterés en remover el interior del que le escucha. Para él la música es el mayor transmisor emocional.

Cavia mezcla los tres ingredientes que más le gustan: la Prehistoria, la tecnología y la música. La combinación de estos elementos con la fantasía como aglutinante —"sin fantasía no hay música", asegura— conforman el repertorio de Ø, su primer disco. Insiste en que su música es una evocación, no trata de ser científico, es imposible reproducir los sonidos del Paleolítico. Los ritmos y las referencias sonoras actuales distan muchísimo de los de hace 35.000 años. Neønymus se construye sus instrumentos. Para fabricar su primera flauta de hueso de buitre pidió consejo a los expertos del Museo de la Evolución Humana, cuya consigna fue: "Experimenta como lo hacían aquellos hombres". La materia prima la tenía —los huesos de ave eran muy apreciados por los primeros fabricantes de flautas por sus características: largos y ligeros— lo que le costó es encontrar el sonido: "No está hecha para tocar melodías contemporáneas".

Habitualmente los conciertos de Cavia son en lugares recónditos: ermitas, monasterios, cuevas. La dosis de sugestión es importante. Pero destaca como el momento más especial de su carrera la actuación en el Conservatorio Profesional de Música de Burgos el pasado marzo. "Un auditorio contemporáneo, donde pasó algo", recuerda sus emociones y las del público y no las puede explicar: "Es como un sueño que intentas contar pero es difícil verbalizar. Se puede hacer música como si fueran matemáticas y suena correctamente, pero hay que ir más allá. Esto lo explicaba Paco de Lucía cuando decía que él siempre tocaba lo mejor que podía pero a veces aparece el duende y eso lo transforma en algo que solo se entiende si se vive".

Instrumentos prehistóricos.
Instrumentos prehistóricos.

Las referencias musicales de Neønymus son dispares: "De joven me encantaba Bach, estará en mi subconsciente". Ha bebido de la música noruega. Todos los años en Covarrubias, se celebra un festival dedicado a la música del país nórdico ya que hay un hermanamiento con ellos porque allí está enterrada la princesa Kristina Håkonsdatter, casada con un hermano de Alfonso X el Sabio. La primera vez que vio una pedalera de loops fue a una cantante de jazz escandinava, hoy es indispensables en sus conciertos. Crea polifonías, multiplica los sonidos, los graba y vuelve a tocar o a cantar encima de ellos. "Hago música contemporánea que evoca momentos remotos", insiste. Hasta el ruido del motor del coche le inspira, "es un sol sostenido, sobre esto se me ocurren frases que grabo con el móvil".

Tiene ganas de tocar en Madrid. Sus seguidores son defensores de los conciertos en lugares históricos. El entorno y la música son un todo. Pero él no rechaza los auditorios: "Se disfruta mejor con la comodidad y la temperatura de un teatro y no la de las cuevas. Me tengo que poner calcetines de frío extremo".

Cavia espera que hoy en el Centro Cultural San Juan Bautista en Ciudad Lineal y mañana a las doce en la Casa del reloj aparezca "el duende".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram