Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
PONFERRADINA, 2-ALAVÉS, 1

La Ponferradina se apoya en las genialidades de Infante para remontar

Los vitorianos no consiguieron mantener hasta el final el tono de la primera mitad del encuentro

La Ponferradina remontó un partido que parecía atascado ante un Alavés perfectamente parapetado, pero que rompió la genialidad de Pablo Infante para dar a los locales un triunfo en casa, después de tres empates consecutivos, lo que les permite seguir en las posiciones de cabeza.

De inicio se vio a un equipo local incómodo y un rival ambicioso, muy peligroso por ambas bandas, cogiendo la iniciativa, sin dar metros a una Ponferradina con cambios en su retaguardia, con la vuelta del guardameta Dinu Moldovan y de los defensas Lucas y Ramírez.

Los nervios defensivos blanquiazules se pusieron de manifiesto en el tanto visitante con el lanzamiento ajustado de Toti al que no llegó Dinu convirtiéndose en el 0-1 que aún desajustó más al equipo de José Manuel Díaz, dando alas al de Alberto López, que no renunció a seguir acercándose al área rival.

PONFERRADINA, 2-ALAVÉS, 1

SD Ponferradina, 2: Dinu; Ramírez, Lucas, Alán, Castañeda; Jonathan, Andy; Acorán (Sobrino, minuto 65), Yuri, Infante (Paglialunga, min. 87) y Berrocal (Tete, min. 65).

Deportivo Alavés, 1: Manu Fernández; Galán, Laguardia, Migue, Castillo; Toti (Sangalli, min. 78), Beovide, Toribio, Raúl; Juli (Tejera, minuto59), Ion Vélez (Despotovic, min. 78).

Goles: 0-1, m.21: Toti. 1-1, m.74: Yuri. 2-1, m.78: Yuri, de penalti.

Arbitro: Martínez Santos (Colegio Asturiano). Mostró tarjetas amarillas a los jugadores locales Jonathan (min. 33), Alán (min. 45), Castañeda (min. 63), Yuri (min. 70) y Pablo Infante (min. 75; y a los visitantes Laguardia (min. 12), Tejera (min. 71) y Galán, en dos ocasiones (minutos 76 y 83), por lo que fue expulsado, por el Alavés.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga Adelante disputado en el estadio El Toralín ante unos 4.500 espectadores. Ambos equipos salieron al terreno de juego portando camisetas condenando la intolerancia en el fútbol y se colocó un pancarta sobre el césped con el lema Afición + respeto, vive el fútbol.

Los vitorianos, con una presión efectiva en el centro del campo y sin despistes defensivos, se le atragantaron a una Ponferradina sin ideas ni profundidad y que, al contrario de otros encuentros, ni tan siquiera creó peligro sobre el portal de Manu Fernández en toda la primera mitad.

La intensidad berciana fue bien diferente desde el arranque de la segunda mitad, creando más intranquilidad en una defensa alavesista que no había pasado por demasiados apuros en los primeros cuarenta y cinco minutos, llegando la primera ocasión con un remate, tras un par de recortes, de Pablo Infante que se fue al lateral de la red.

El buen arranque solo fue un espejismo que duró unos minutos porque el Alavés, ya con menos alegrías ofensivas, se reajustó y obligó a que Díaz realizara un doble cambio con la entrada de Sobrino y Tete para buscar más profundidad ante la tela de araña planteada por los visitantes.

Como por arte de magia, cuando el partido parecía controlado por el Alavés, dos acciones, la primera a trompicones y la segunda de picardía de Pablo Infante, voltearon el marcador, haciendo el pase de la muerte para Yuri y forzando la pena máxima que transformó el máximo goleador deportivista.

Ya con una Ponferradina desmelenada y crecida, el equipo de Alberto López buscó dar más mordiente a su ataque, pero sin poder variar su suerte para acabar cediendo por 2-1.