Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greenpeace niega haber convocado la protesta de la central de Cofrentes

Declaran en el segundo día de juicio el director de la grupo y el fotógrafo Pedro Armestre

El director de Greenpeace España a la puerta de los juzgados, este viernes. Ampliar foto
El director de Greenpeace España a la puerta de los juzgados, este viernes. AFP

En el segundo día de juicio por la protesta de febrero de 2011 en la central nuclear de Cofrentes, el director de Greenpeace en España, Mario Rodríguez, ha negado este viernes que su organización convocase esa acción. Los ocho acusados que faltaban por declarar, entre ellos el fotoperiodista Pedro Armestre, han coincidido con los testimonios vertidos el día anterior.

Mi organización hizo un llamamiento, como muchas otras, pero los ciudadanos son libres de manifestarse como quieran

Mario Rodríguez, director de Greenpeace España

Así, han afirmado que desconocían el origen del sms que les convocó y que actuaron a título individual, de manera no organizada y pacífica y sin causar desperfectos, aparte de la gran pintada —"peligro nuclear", rezaba— que hicieron en una de las torres de refrigeración.

La acusación —liderada por la Fiscalía y secundada por la empresa propietaria de la central, Iberdrola, y los guardas jurados— pide dos años y ocho meses de prisión para los 17 encausados y 360.000 euros a Greenpeace por los delitos de desórdenes públicos, daños y lesiones. Mantiene que uno de los guardas fue herido con una radial que los manifestantes habían llevado consigo para cruzar las vallas metálicas. Todos los acusados han descartado que viesen ninguna radial y que el guarda se cortó con un alambre suelto.

Pedro Armestre, premio Ortega y Gasset y Rey de España 2014, ha relatado cómo accedió a las instalaciones y subió a la torre de refrigeración para realizar su trabajo. También que, tras descender, fue detenido por la Guardia Civil, sin poder acreditar su labor periodística, para luego ser conducido a un calabozo, donde permaneció 40 horas en una situación "denigrante".

El fotoperiodista, que lleva tres años y medio en libertad condicional con cargos como el resto de acusados, ha lamentado "el agravio" que ha supuesto este incidente en su trabajo, como el hecho de que le retiraran por "medidas de seguridad" el permiso para cubrir acontecimientos como la coronación de Felipe VI para la agencia internacional France Presse.

"Mi organización hizo un llamamiento, como muchas otras", manifestó, por su parte, Mario Rodríguez, para matizar que "los ciudadanos son libres de manifestarse como quieran". Reconoció, sin embargo, compartir el mensaje contra la energía nuclear y que se sintió orgulloso de que apareciese un cartel de Greenpeace junto al mismo, aunque, en su momento, no tenía constancia de que fuera un miembro de la organización quien lo pusiera en la torre, según afirmó.

Más información